La violencia no cesa en Irlanda del Norte

0
70

El pasado lunes, tras  más de una mes de enfrentamientos violentos, manifestantes unionistas a favor de mantener las relaciones con Reino Unido, atacaron en Belfast a la policía irlandesa. Desde el inicio de las agresiones han resultado heridos 52 agentes de policía  y alrededor de 100 manifestantes han sido detenidos.

Fotografía cedida por El Siglo de TorreónLos manifestantes lanzaron cócteles molotov, pelotas de golf y ladrillos contra las autoridades,  a lo que los agentes respondieron con porras de plástico y cañones de agua a presión. La principal preocupación de la sociedad y las autoridades irlandesas es la presencia de menores de edad, pues el jefe de la policía de Irlanda del Norte ha declarado que en los enfrentamientos estuvieron presentes niños de entre diez y once años. Alivia, por otra parte, la inacción de los llamados milicianos nacionalistas, de actividad violenta, que en esta ocasión no han participado en las hostilidades.

Desde que el pasado 3 de diciembre el Gobierno local de Belfast , de mayoría nacionalista, anunciara que la bandera británica solo ondeará en el ayuntamiento 17 días al año, todos estos conmemorativos, se han sucedido los enfrentamientos entre unionistas, nacionalistas y fuerzas de seguridad. La medida fue propuesta por el partido Multiconfesional Alianza y significa una ruptura de la centenaria tradición de ondear la bandera británica. La brecha entre unionistas y nacionalistas parecía estar solventada desde que en los acuerdos de paz de abril 1998 se pusiera fin a un conflicto de más de 30 años de duración. Este conflicto, estuvo marcado por los brutales ataques armados por parte de grupos paramilitares entre los que destaca IRA Provisional(Provisional Irish Republican Army), por lo que en el acuerdo de paz se incluyó también la declaración de alto el fuego y el abandono total de la actividad militar. El miedo frente al retorno de la actividad armada se reactivó el pasado mes de julio cuando tres de los cuatro principales grupos terroristas que operan en Irlanda del Norte anunciaran su fusión y su propósito de convertirse en un nuevo IRA.

 Las principales diferencias que separan a ambos sectores son políticas y religiosas ; unionistas son católicos y partidarios de mantener las relaciones con Gran Bretaña mientras que nacionalistas se declaran protestantes e  independentistas irlandeses. Sin embargo, de manera relativamente igualitaria, desde 1998 hasta hoy, protestantes y católicos comparten el poder en un gobierno autónomo, con un establecido estatus de respeto mutuo. Aun así, los episodios de violencia se suceden cada vez que tiene lugar una manifestación pública de uno u otro sector, pero salvo sectores mas radicales, unionistas y nacionalistas se decantan por mantener la paz y no caer en posiciones exaltadas que lleven a situaciones extremas como las que se produjeron  desde los años 60 hasta la firma del Acuerdo del Viernes santo el 10 de abril de 1998. 

Dejar respuesta