La Universidad de Salamanca conmemora el 75 aniversario de la muerte de Unamuno

0
61

En 2012 se conmemora el 75 aniversario de la muerte de Miguel de Unamuno, insigne escritor, destacado filósofo y rector de la Universidad de Salamanca. Unamuno siempre dio su apoyo al nacimiento de una universidad donde la investigación y la docencia fueran los pilares fundamentales, premisas que ahora se tambalean ante el recrudecimiento de la crisis económica.

Miguel de Unamuno

Para homenajear a esta figura tan relevante y polifacética, el Ayuntamiento de Salamanca, junto con la Universidad y otras instituciones, ha programado una serie de actividades culturales para este “Año Unamuniano”, en el que se podrán disfrutar numerosas exposiciones, conferencias, conciertos, obras de teatro y encuentros literarios.

Miguel de Unamuno, uno de los más prestigiosos intelectuales de su época, se convirtió en rector de la Universidad de Salamanca en 1900 y fue el propulsor de la imagen pública que hoy tiene dicho centro de enseñanza. Con la llegada del 2012 se celebra el 75 aniversario de su muerte y se veneran aún más las iniciativas que él mismo desarrollo, como la creación de una universidad social, un empeño que ahora brilla con más fuerza ante la crisis que asola el territorio español y que hace tambalear la educación pública.

El actual rector del centro salmantino, Daniel Hernández Ruipérez, explica que “Unamuno apostó hace años porque la universidad contribuyera a la formación y al bienestar de la sociedad; ahora debemos recoger su testigo y luchar porque esta crisis no se lleve por delante los logros sociales como son la educación pública de calidad y la investigación científica y tecnológica”.

Es obvio que Unamuno apostó por unas ideas muy innovadoras para su época y que gracias a ello obtuvo un gran prestigio en el ámbito universitario. Su iniciativa convirtió la Universidad de Salamanca en un espacio consagrado al pensamiento, donde los debates entre intelectuales eran frecuentes y versaban sobre la preocupación por aportar a la sociedad pensamiento crítico e intelecto, herramientas indispensables para resolver los problemas de la ciudadanía.

Unamuno, que llegó a la Universidad de Salamanca en 1891 para ocupar la cátedra de Griego, desarrolló un gran número de discursos e intervenciones en los que abordó temas como los deberes del profesorado o la necesidad de contar con una universidad vinculada a su entorno, al servicio de la sociedad, que contribuyese a aclarar “una niebla” que envolvía la vida social, política y económica de la época. Unamuno estaba orgulloso de que le llamaran “agitador de espíritus”, ya que siempre utilizó la palabra y la inteligencia como armas de combate.

Imagen cedida por WMHART

Dejar respuesta