La Universidad Complutense de Madrid ahorrará más de 2 millones y medio de euros en telefonía

1
62

images 

La estrechez económica que atraviesa la Universidad Complutense de Madrid busca alternativas de ahorro. Gracias a los avances en telefonía, la Complutense aplicará en todos sus centros un tijeretazo a su factura con un nuevo sistema basado en voz sobre IP (VoIP), es decir, en la conversión de la voz en datos y la integración de la telefonía a la informática.

La nueva reconversión de la universidad convertirá los teléfonos tradicionales en altamente eficientes introduciendo los servicios multimedia, de la mano de un considerable ahorro en sus gastos en telefonía. El proyecto, que completará su implantación en cuatro años, dejará en la obsolescencia la infraestructura actual que poseen los centros, renovando totalmente su equipamiento y cableado con el consiguiente ahorro de más de 2.656.000 euros. Esta apuesta por la eficiencia se pondrá en marcha en 2017, con 664.000 euros anuales que volverán a la hucha de las facultades.

La primera fase de este lavado de cara comenzará en tres meses con la transformación de la infraestructura, a la que seguirá la implantación de los teléfonos basados en voz sobre IP. Esta novedosa tecnología está teniendo una sorprendente acogida y un rápido crecimiento en todo el sector, además de que será la avanzadilla que dará pie a otras propuestas como la eliminación de servicios no demandados o las comunicaciones gratuitas entre diferentes universidades.

Esta iniciativa llega a la Complutense como agua de mayo, ya que la universidad se encuentra con la soga al cuello, con deudas que ascienden a los 150 millones de euros. La falta de liquidez en las arcas del centro ha sido una preocupación constante, alertada por el rector José Carrillo como “grave”. Recortes, huelgas y encierros han sido la tónica general que ha acompañado a esta situación, donde se ha podido ver a profesores y alumnos en continuas protestas e incluso impartiendo su docencia en las calles de Madrid, en dos ocasiones. Por tanto, la optimización de los servicios y la rentabilidad de los mismos se han convertido en el punto principal del plan de ahorro, que prevé recortar en gastos para salir del aprieto económico en el que se encuentra la organización.

Imagen cedida por Universidad Complutense de Madrid

1 Comentario

Dejar respuesta