La última estrategia de Hollywood para satisfacer su ambición

0
244

Desde hace un tiempo Hollywood ha estado siguiendo una práctica que ya se ha convertido en común, pero que la gente desconoce, o no le ha dado demasiado importancia, aunque bajo mi parecer la tiene, y mucho.
Nos encontramos al final de una década en las superproducciones estadounidenses se han ido apoderado de las salas de cine, y en la que han ganado gran importancia la imagen y el sonido, pero aún más el dinero, por encima de la historia que se quiere contar. La realización de estas películas supone una gran inversión monetaria que ha de ser cubierta y además ha de generar grandes beneficios. Esto en la década de los setenta, a partir de la trilogía clásica de Star Wars, se consiguió a través del merchandising, el cual ha sabido utilizar, y muy bien, George Lucas. En la actualidad con la crisis esto ya no es suficiente, pues el consumo del público, especialmente en este tipo de bienes “prescindibles”, se ha visto claramente reducido.

La industria cinematográfica, con sus peculiaridades, no es más que una gran empresa, por lo que obviamente cuenta con los departamentos que componen a las mismas. El marketing es probablemente uno de los más importantes, el cual les ha enseñado que la mejor manera de obtener beneficios es dirigirse a diferentes públicos objetivos. Desde el momento en el que se concibe la idea del producto o del servicio que se quiere ofertar ha de pensarse a quien se quiere dirigir, y en función a eso hacer el producto de una determinada manera, con un tipo específico de empaquetado, de estética, o de campaña publicitaria. Con esto no digo nada nuevo, la novedad está en que ahora esto tampoco es suficiente para la codicia de Hollywood. Habrá que ver qué tal le resulta a Disney la amplia y larga campaña de marketing que ha estado llevando a cabo con Tron: Legacy, con el objetivo de que no se convierta en un fracaso como lo fue la primera parte en 1982, hoy en día convertida en cinta de culto.

En respuesta a la ineficacia de estas dos estrategias, las grandes empresas cinematográficas han comenzado a producir sus películas pensando en que llegue al mayor público posible en lo que respecta a la edad. Esto les ha llevado a aceptar que una película sea no recomendada para menores de siete años (calificación PG de la Motion Pictures Asociation of America), y de forma excepcional no recomendada para menores de trece años (PG-13). Con esto pretenden tener cotas de ingresos similares a las que tenían antes de la crisis, o incluso más.

Si nos fijamos en las películas basadas en las obras de las archiconocidas Marvel y DC Comics nos damos cuenta de que en ellas apenas aparece sangre, ni siquiera en la, bajo mi punto de vista, mejor adaptación de un superhéroe, El caballero oscuro, donde la violencia más cruel, llevada a cabo por un brutal Joker interpretado por el difunto Heath Ledger, se muestra de forma sutil. Buenos ejemplos de ello son la escena en la que corta la cara a un mafioso, o aquella en la que quema vivo a otro junto a todo su dinero.

Por supuesto hay excepciones, siendo las más destacables producciones de la Warner Bros. Pictures como V de Vendetta, cuyo director, James Mcteigue, recibió el beneplácito de la productora por tratarse de un guión de Lara y Andy Wachoswky, quienes le habían dado grandes beneficios con The Matrix, y  eran un buen reclamo publicitario. No les fue mal, aunque reconozco que me disgustó su versión de la novela gráfica de Alan Moore. Luego están 300 y Watchmen.  Ambas están dirigidas por Zack Snyder, en ambas hay escenas muy sangrientas, y también de sexo. La primera fue un éxito que nadie esperaba, y éste le brindó a Snyder poder hacer la adaptación de la obra maestra de Moore como le parecía pertinente, aunque tuvo que recortar media hora de metraje en su versión para cines. La razón de esto, por si no lo saben, es que a menor duración hay un mayor número de proyecciones, por lo que los ingresos son mayores. No obtuvo el éxito que se esperaba y merecía, sin embargo. Esto llevó al guionista de la adaptación David Hayter (conocido por doblar a Solid Snake en la saga Metal Gear Solid) a pedir a los fans que fueran al cine a verla otra vez si querían que más películas fieles a su homónima novela grafica fueran llevadas al cine y con una producción a la medida. Ni siquiera eso puedo evitar que se convirtiera en uno de los mayores batacazos de la Warner.  Por último hay que destacar a una de las sorpresas de este año 2010, Kick-Ass, que es una producción de Lionsgate, una productora independiente canadiense que se caracteriza por sus polémicas películas (demasiado para los principales estudios norteamericanos) como Dioses y monstruos, Dogma, Saw, Farenheit 9/11, o El señor de la guerra. Gracias a esto, Matthew Vaughn pudo llevar a la gran pantalla la sangrienta e inmoral obra de Mark Millar y John Romita Jr., sin que se perdiera un ápice de su esencia, aunque se mostró mucho más benévolo con los personajes que los creadores originales.

Esta nueva tendencia no hace sino poner en el peligro la calidad de las obras que pretenden llevar a cabo sus guionistas y directores. No se puede pretender hacer una película de temática adulta con recortes para que más gente puede entrar en la sala, como si se tratara de una producción de Disney, Pixar o Dreamworks. Con esto no digo que haya que restarle dosis de entretenimiento a dichas películas, ni de algo de humor, sino que se trate a los personajes y a su mundo como quieren el director y el guionista que así sea. También hay que dejar claro que la calificación por edades tampoco supone una traba para los más jóvenes, ya que, como con todo, si a uno le impiden tener a acceso a algo, con más ahínco intentará acceder a ello. Además, más de un taquillero deja pasar a adolescentes de catorce años, o algo más, a ver las películas no recomendadas para menores de 18 años (R), y lo digo por propia experiencia.

Una noticia reciente sirve de ejemplo de lo que se está tratando aquí. Como quizás sepan algunos, Ridley Scott está trabajando en la primera de dos precuelas de Alien, el octavo pasajero, película que también dirigió, y con maestría. Al parecer quiere mucha más acción y violencia enla primera de estas nuevas entregas protagonizadas por el monstruo concebido por H.R. Giger y Carlo Rambaldi que en la dirigió en 1979, pero con un elevado presupuesto: casi 250 millones de dólares. A la Twenty Century Fox, productora de ambos proyectos, esto no le parece razonable. Scott tendrá que elegir entre reducir considerablemente el presupuesto, o reducir esas altas dosis de gore (incluso se ha hablado de una violación por parte de uno de los alienígenas) para no pasar de la calificación PG-13 si quiere que se lleven a cabo. Muchos fans esperan con ansias esta nueva, pero innecesaria, entrega de Alien, tras la decepción que supusieron las bochornosas dos partes de Alien vs. Predator. Saber que Scott se ponía otra vez al timón de las mismas ha hecho que muchos suspiren aliviados por no verlas en las manos equivocadas, pues es una saga demasiado explotada. Sin embargo, puede que al final no se vea en las salas de cine lo que se esperaba de Scott, sino una versión edulcorada de lo que quiso realizar y además más tarde de lo que se suponía, en 2013, ya que ha sido retrasado su estreno, quizá por lo que aquí he expuesto.

El cine es un arte que pertenece a un autor que es dueño y señor de esa obra. Lamentablemente cuando el dinero lo pone otro uno debe acatarse a las normas impuestas por aquel para, al menos, seguir haciendo eso que más le gusta. No encuentro una posible solución a esto, pues creo que nisiquiera después de que Estados Unidos salga de la crisis las cosas cambien a mejor. Al fin y al cabo en la sociedad en la que vivimos, en la que uno no puede fiarse de sus amigos, ni de sus familiares, y en la que lo más importante es el fin último y no los medios que se utilizan para conseguirlo, aspectos que se ven muy bien reflejados en La red social de David Fincher, se impone el poder del dinero y de la fama por encima de todo. Los cinéfilos tenemos dos opciones: o intentar hacer que cambien las cosas (algo harto complicado), o resignarnos y disfrutar de lo que nos ofrece Hollywood, además de las industrias de otros países, por supuesto.

Fuentes del texto:
http://es.wikipedia.org/wiki/Lions_Gate_Entertainment
http://cinemania.es/actualidad/noticias/4216/
a-la-precuela-de–alien–no-le-salen-las-cuentas

http://www.aeromental.com/2009/03/18/watchmen-
es-un-fracaso-de-taquilla-segun-warner-bros/

http://www.adictoalfilm.com/noticias/item/1048-alien-precuela-
retrasada-por-segunda-vez-no-llegara-hasta-el-2013

Fuentes de las imágenes:
http://www.lavozdelsandinismo.com/cultura/2009-12-18/hollywood-
abre-las-puertas-al-oscar-a-274-filmes/

http://www.cineol.net/pelicula/4995_V-de-Vendetta
http://elhijodelrelojero.blogspot.com/2007/09/
espartanos-preparaos-para-la-gloria.html

http://cine.coveralia.com/caratulas/Watchmen-Cartel2.php
http://es.paperblog.com/ridley-scott-lo-cuenta-
todo-sobre-la-precuela-de-alien-113660/

Dejar respuesta