La triste realidad de la caza de focas

1
1108

Cada año al abrirse la primavera miles de focas son matadas a golpes para satisfaces las exigencias del mercado occidental

FlickrSon muchos los países que tienen prohibida la caza de estos animales, pero hasta que no se generalice esta prohibición los grupos pro animales así como muchos otros colectivos seguirán luchando por conseguirlo. En 2005 diferentes ONGs se unieron formando una coalición internacional, The Protect Seals Network, para proteger a estos mamíferos marinos. Hasta ese momento la cruel matanza que sufren había permanecido oculta al mundo.

Esta realidad empezó a coger fuerza cuando un equipo independiente de veterinarios fue a vigilar la matanza de las focas en Canadá y elaboró un informe aterrador, en el que aseguraba que en el 42% de los casos la foca estaba viva y consciente cuando la despellejaban. Cada año más de 300.000 focas, generalmente crías, son el objetivo de cazadores ansiosos por conseguir la piel, la grasa, la carne o los penes de estos animales. Estos productos están catalogados como productos de lujo, dietéticos e incluso afrodisíacos en el mercado occidental.

El objetivo son las focas de entre 12 días y 12 meses de edad de las aguas de Newfoundian y la Península del Labrador, el método utilizado para ejecutarlas a principio de temporada es una porra o pico grande para el hielo con el que las matan a golpes y unos meses más adelante utilizan el rifle. Hay muchas críticas entorno a todo este proceso porque se vulneran los derechos del bienestar animal y no son asesinadas para poder subsistir, sino con un objetivo comercial. Lo peor de esto es que la caza de focas favorece a la industria de la moda y no a la industria alimentaria, ya que muchas veces cuando ya les han quitado la piel, abandonan el cuerpo para que muera y se pudra sobre el hielo, la carne que se comercializa es mínima.

Las asociaciones animalistas se han encargado durante años de informarse y documentarse para poner una demanda detrás de otra por esta despiadada e inhumana actividad, mientras que el Ministerio de Pesca y Océanos no ha mostrado ningún tipo de interés en reducir la crueldad inherente a esta cacería.

Flickr

La foca pía o foca de Groenlandia que habita en el Océano Atlántico Norte y el Océano Glacial Ártico, es el ejemplar más buscado. Las focas de esta especie también son conocidas como focas arpa, porque los adultos, de un color entre el gris y el plateado, tienen una mancha de color negro en forma de arpa en la espalda y las crías, que son lo más deseado por los cazadores, son de color blanco. Organizaciones como Humane Sociey of the United States o el Fondo Internacional de Bienestar Animal manifestaron su preocupación por esta especie en el futuro, puesto que al ser cazados los más jóvenes el impacto en los próximos años será mayor, pudiendo llegar a la desaparición.

En definitiva, una caza que debería llamarse matanza por la forma cruel e inhumana con la que se lleva a cabo. Cada pequeña restricción en la venta de alguno de los productos fabricados con la foca es una gran batalla ganada para estos magníficos animales. La organización International Fund for Animal Welfare, que fue precisamente creada para luchar contra la matanza de focas en Canadá seguirá luchando por proteger los intereses de estos mamíferos.

Fotografías: Flickr

1 Comentario

Dejar respuesta