La tierra azul de Madrid ve la primera victoria de Nadal

0
77

Las protestas de muchos jugadores, debidas al color atípico y las extrañas sensaciones que desprende la novedosa superficie sobre la que se va a disputar el Mutua Madrid Open, han pasado a un segundo plano tras la llegada del tramo decisivo del torneo. Los primeros partidos de las grandes estrellas, como Novak Djokovic, Roger Federer y el principal favorito, Rafa Nadal, han devuelto el protagonismo al juego.

Nadal no tuvo excesivos problemas con la tierra azul

Se intuía partido grande sobre la polémica arena azul de la Caja Mágica. Durante los días previos al comienzo del torneo, y tras los entrenamientos de aclimatación a la cancha, algunos jugadores habían mostrado su disconformidad con el nuevo terreno de juego. Rafa Nadal, uno de los más críticos, centró su protesta en lo resbaladizo de esta tierra experimental y en la mala ubicación de un torneo tan importante en el calendario tenístico.

Así, el choque que servía para abrir la participación de Nadal en el único Masters 1000 que se disputa en España, y que le enfrentaba contra el ruso Nikolay Davydenko, añadía el morbo de ver hasta qué grado se podía alterar el tenis del mejor jugador sobre tierra batida. El rival, consumado especialista en esta superficie y protagonista, en años precedentes, de espectaculares choques contra el campeón balear, podía añadir cierta incertidumbre.

Los precedentes, las dudas, las sombras… se disiparon pronto. El partido lo empezó Nadal con brío, con rapidez, con ganas de mostrar a Davydenko su estado de forma. Ha vuelto Nadal, con la llegada de los torneos sobre tierra, a recobrar un juego intenso, exuberante, potente y con un punto de vehemencia. Esa cólera en el brazo izquierdo del manacorí descolocó a Davydenko. La primera ruptura en el servicio del ruso llegó tras el tercer juego del primer set. Un Nadal embalado certificó pronto la primera manga a su favor (6-2).

Calcado guión y mismo resultado final tuvo el segundo set: ruptura temprana del saque del tenista ruso y a disfrutar de la ventaja. Nadal ha recuperado sensaciones tras su victoria en el Masters 1000 de Montecarlo, donde puso fin una racha de ocho derrotas consecutivas contra Djokovic. En el reciente torneo del Conde de Godó, se paseó ante el resto de especialistas patrios en tierra, y ahora se jugará el pase a cuartos contra Fernando Verdasco. Se intuye posible final el domingo contra el serbio.

Por su parte, Roger Federer necesitó tres sets y un ‘tie break’ en la última y definitiva manga para deshacerse del cañonero canadiense Milos Raonic. El tanteo definitivo a favor del suizo (4-6, 7-5, 7-6) muestra la igualdad que tuvo todo el partido. Los últimos juegos, agónicos, pudieron decantarse para cualquiera de los bandos. En últimsa intancia, Raonic, un jugador valiente y descarado, sucumbió ante la presión de vencer al gran Federer.

Fotografía: Mutua Madrid Open

Dejar respuesta