Los neutrinos dejan en entredicho a Albert Einstein

1
260

La Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN, en sus siglas en inglés), anunció el pasado mes de septiembre que las partículas subatómicas conocidas como neutrinos podrían superar la velocidad de la luz. Este descubrimiento podría suponer una auténtica revolución en el campo de la física moderna, ya que pondría en cuestión la Teoría de la Relatividad enunciada por Albert Einstein.

Neutrinos

Los científicos del proyecto OPERA, encargados del estudio junto al CERN,  no salen de su asombro tras llegar a la conclusión de que los neutrinos viajan a una velocidad superior a la de la luz. Los neutrinos, resultado de las explosiones que se producen en el interior de las estrellas, se caracterizan por ser partículas subatómicas difíciles de detectar por su masa despreciable y por la ausencia de carga eléctrica.

De confirmarse los resultados, el experimento supondría un mazazo en toda regla para la física moderna, ya que sus bases se asientan en la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein, según la cual no hay nada más veloz que la luz. El mundo de la física está conmocionado, pero se muestra prudente y a la espera de confirmación por parte de la Comunidad Científica Internacional (ICSU), a la que se le ha pedido ayuda para buscar posibles fallos en las mediciones realizadas por el CERN.

Acelerador de partículas

La refutación de esta teoría abriría nuevos caminos en la interpretación del Universo y sus posibles dimensiones. Se dice que, en los tiempos previos al Big-Bang, existían once dimensiones en el Universo, mientras que ahora se hablaría de tres espaciales y una temporal. Por este motivo, podría decirse que los neutrinos no son más rápidos que la luz, sino que es posible que tomen un “atajo espacial” al adentrarse en otras dimensiones aún desconocidas, lo que supondría que la Teoría de la Relatividad seguiría siendo válida.

Los neutrinos están de actualidad pero no son nuevos. En 1931, el científico Wolfgang Pauli anunció la existencia de estas partículas para intentar explicar la pérdida de energía injustificada en la desintegración de los neutrones. Pero sus investigaciones sólo concluyeron en la teoría, porque la praxis llegó de la mano de los científicos Clyde Cowan y Frederick Reines, quienes demostraron experimentalmente la existencia de neutrinos al bombardear agua pura con un haz de neutrones, provocando la liberación de fotones (partícula portadora de todas las formas de radicación electromagnética).

Ante el hallazgo no se han hecho esperar las reacciones más sensacionalistas, que hablan de la posibilidad de viajar en el tiempo, y otras más moderadas y plausibles que sostienen su posible aplicación en la investigación de estrellas y galaxias.

 Fotografías: John Weaver y Francisco Neto (Imágenes: CERN)

1 Comentario

Dejar respuesta