La temporada brillante de los Márquez

0
152
Marc Márquez
Marc Márquez, bicampeón de Moto GP./ Repsol Honda Team

Los hermanos Álex y Marc Márquez han hecho historia en el mundo del motociclismo, al ser la primera vez que dos hermanos consiguen un título mundial en la misma temporada. Dos mundiales muy distintos, uno más disputado que otro, pero que dejan ver como los genes de estos dos pilotos no son lo único que les lleva al éxito, sino que detrás también está el esfuerzo, el trabajo y la dedicación.

Estábamos acostumbrados a ver ganar a pilotos españoles en ambas categorías (tres veces en cinco años), pero lo que no se había visto jamás, en los 66 años de historia del Mundial de motociclismo, es que dos hermanos consigan proclamarse campeones, en sus categorías correspondientes, en el mismo año. Por este motivo, Marc y Álex Márquez se han hecho aún más un hueco en la historia de este deporte. Ha sido un año de ensueño para ambos pilotos, en el que han batido bastantes récords, pero es que estamos hablando de los Márquez y ahí las estadísticas son de otro planeta.

Por su parte, Marc Márquez ha hecho una temporada brillante, de 10 y, aunque ha cometido algunos errores, los números del ilerdense han sido espectaculares. De los 18 grandes premios, ha subido al podio hasta en 14 ocasiones, logrando 13 victorias (diez de ellas consecutivas) y un segundo puesto, además de 13 poles. El mayor de los Márquez logró igualar el récord de Agostini con esas diez victorias consecutivas, y también batió la marca de Mick Doohan al sumar 13 victorias en una sola temporada.

Todo comenzó en Qatar, el 23 de marzo, donde tuvo lugar la primera carrera del mundial, allí Marc Márquez logró la primera victoria de la temporada. En un gran duelo con Valentino Rossi, el mayor de los hermanos se supo imponer, comenzando así un mundial histórico para el catalán, que mostraba sus intenciones para este nuevo año: conseguir su segundo mundial de Moto GP batiendo récords.

Después Marc Márquez dominó el podio también en el GP de Austin y el de Argentina, llegando con mucha confianza y en lo alto de la clasificación a la cita con su afición, en Jerez. Teniendo en el recuerdo  el polémico adelantamiento, que protagonizó en 2013, a Jorge Lorenzo en la última curva antes de la meta, el joven de Cervera afrontó su cuarta carrera con algo más de experiencia y logró su cuarta victoria ante la euforia de una afición española que volvió a llenar las gradas del circuito jerezano.

Tras estos, vinieron los podios de Francia (Le Mans), Italia (Mugello) y Cataluña (Montmeló), donde como era de esperar se las vio con Lorenzo, Pedrosa y sobre todo con Rossi.

En el  GP de Assen, la lluvia provocó que se viviera uno de los Grandes Premios más locos del año. En la situación en la que estaba el mayor de los Márquez, podría haber corrido a la defensiva, pero como no va con el carácter de este piloto, salió a comerse de nuevo a todos sus rivales asumiendo riesgos, pero una vez más salió victorioso.

Tras el espectáculo de la anterior carrera, en Alemania los principales pilotos de la carrera salieron desde el pitlane. Esa imagen del circuito de Sachsering quedará para la historia, como también la novena victoria consecutiva de Marc en Moto GP. Nueve de nueve, y todavía quedaba mucho por ver.

Cuando tocaba en casa, en el circuito de Aragón, se cometieron uno de los pocos errores de la temporada. L os de Honda no tuvieron su mejor día y una decisión llevó al suelo a Márquez y a acabar 14º, ya que las ruedas con la lluvia perdieron adherencia.

Se volvía a repetir lo mismo que el año pasado, Marc Márquez se podía alzar con el titulo mundial de nuevo, esta vez en el GP de Japón. El prodigio de Marc Márquez no desaprovechó su primera oportunidad para ganar el título, aunque no lo tuvo fácil el piloto ilerdense. Empezó saliendo muy atrás, y en la arrancada consiguió colocarse el sexto, mientras veía como Valentino y Jorge se colocaban en cabeza. Le valía acabar por delante de Rossi y de Pedrosa, y eso es lo que hizo. Primero se deshizo del piloto español en la primera vuelta. La batalla con Valentino Rossi fue más complicada pero preciosa. Márquez intentaba adelantarle sin riesgos y finalmente lo consiguió a falta de nueve vueltas. Quedó segundo por detrás de Lorenzo, pero aún así tenía ya su mundial en las manos.

Pese a su temprana edad, Marc Márquez no deja nunca de sorprender y, como ya paso la temporada pasada, ha batido todos los récords posibles, aunque seguro no serán los últimos.

Álex Márquez, campeón de Moto3./ Smudge 9000 (CC)

Por su parte, el pequeño de los Márquez, Álex, parece seguir la estela de su hermano y se ha hecho con el mundial de Moto3. Tiene tan solo 18 años y “el tío más tranquilo del mundo”, como lo describe su hermano Marc, ha demostrado que con paciencia también se puede lograr ganar el título.

El mundial para el pequeño de los Márquez comenzó peor que para el mayor. En la primera carrera del año en Qatar, cometió un error en la última vuelta que le hizo perder la victoria y quedar segundo tras Jack Miller. En el siguiente Gran Premio, también cayó al suelo en la penúltima curva. Pero en Argentina realizó una gran remontada y, pese a que Romano Fenati le tocó en la última curva realizando una maniobra al límite, el piloto español consiguió el segundo puesto. En Jérez, Álex Márquez volvió a estar fuera del podio.

El mundial había comenzado cuesta arriba para Álex Márquez, hasta que llegó a Montmeló. Aquí el pequeño de los Márquez logró una contundente victoria. Primero consiguió la pole, partió primero y aguantó ahí desde la primera hasta la última vuelta, fue un dominio absoluto. Era la segunda victoria de su carrera, pero no vino sin susto ya que en la última curva se fue levemente, aunque logró salvar la caída. Esto solo era el comienzo para un mundial inolvidable para Álex Márquez, que en el siguiente Gran Premio que se celebró en Holanda, también venció con gran autoridad y eso supuso reengancharse a la lucha por el título, ya que los dos primeros del campeonato no puntuaron.

Hubo después varias carreras donde no logró subir al podio, pero el piloto de Cervera nunca perdió la paciencia y continuó trabajando. Pero finalmente en el circuito de Gran Bretaña, logró lo que tanto había buscado y quedó segundo, tras una carrera espectacular que se decidió sobre la meta. Este resultado se repitió por tercera vez consecutiva en el GP de Aragón, donde las cosas cambiaron para el piloto catalán ya que se  convirtió en el líder de la clasificación, por la caída de Miller.

Dejar respuesta