La telefonía móvil entra en la batalla entre Google y Microsoft

0
161

Las compañías de telecomunicaciones Microsoft y Google han protagonizado desde hace años una encarnecida lucha por convertirse en la empresa líder en suministro de productos informáticos. Ahora han afilado sus garras para lanzarse a la conquista de un nuevo mercado, los servicios de telefonía móvil, con la IV feria Mobile World Congress (MWC) celebrada en Barcelona entre el 16 y el 19 de Febrero, como telón de fondo.
La apuesta de Google ha sido la presentación de HTC Dream, el primer móvil con terminal propio de la compañía, que incluye el sistema operativo Android. Su gran innovación es que permite la navegación a través del móvil de forma idéntica a la realizada con el PC. Este teléfono, que empezará a comercializarse en España en exclusiva por Telefónica, facilita a través del acceso directo la consulta de las páginas Google Maps, Gmail y Youtube, muy habituales en las búsquedas de los cibernautas. Google ha anunciado también la puesta en marcha de su propia tienda de aplicaciones para Android según los intereses de cada usuario.

Por su parte Microsoft, con su consejero delegado Steve Ballmer a la cabeza, ha lanzado como contraofensiva Windows Mobile 6.5, que será comercializado el próximo otoño. Se trata de una versión más avanzada en la que destaca la apuesta por la seguridad mediante la aplicación “My Phone”, que permite recuperar cualquier información almacenada en el móvil desde otro dispositivo. Al igual que Google, Microsoft también ha presentado la puesta en marcha de un proveedor online de sus propias aplicaciones llamado “Mymarketplace”. Sin embargo, Steve Ballmer ha querido desmarcarse de Google al afirmar que Microsoft no desarrollará su propio teléfono. “No tiene sentido. Queremos que cada usuario pueda elegir el móvil que más le guste, con pantalla grande o pequeña, y que sea cual sea el soporte, utilice el software de Microsoft”, aseguró el consejero delegado.

Con estas dos formas diferentes de entender la telefonía móvil ambas empresas buscan seducir al mayor número posible de clientes y aumentar su nivel de negocio. No tiene porque ganar el más rápido, que será Google, sino el que mejor cubra las necesidades de los compradores, pero sin olvidar el actual marco de crisis, que prevé que por primera vez en la historia caiga la venta de teléfonos móviles.

Dejar respuesta