La tecnología NFC o pagos por móvil

0
137

4742869256_8d8e8e67e3

Ya no hay lugar para el móvil (cada vez más grande) y la cartera (cada vez más pequeña) en nuestros bolsillos. Estamos asistiendo a una nueva revolución: la utilización del móvil como medio de pago, bajo la etiqueta de “Mobile Payments”.Los pagos móviles propician la aparición de un modelo en el que todos ganan si se suman esfuerzos, evitando toda la logística que supone el uso de tarjetas.

¿Cómo funciona un pago por móvil?

Todos hemos estado en contacto ya o hemos oído hablar de algunas de estas experiencias pasadas: código BIDI, web, SMS… Sin embargo, lo último es la tecnología NFC o “Near Field Communication”, que permite que dos dispositivos equipados con chips NFC puedan transmitir información entre sí de forma segura simplemente aproximando uno al otro. Complementario a NFC tenemos el “Digital Wallet” o monedero electrónico que es la aplicación que corre sobre el terminal y con la que interactúa el usuario para completar un pago.

De esta manera, el pagar en cualquier comercio se resume a tener el móvil encendido, aproximarlo a una máquina, y el importe se cargará automáticamente en nuestra cuenta bancaria exactamente igual que si hubiéramos pagado con una tarjeta. Estos pagos van a ser el principal acelerador de cambios, ya que todo comerciante va a querer tener la tecnología NFC. Pero hay muchas aplicaciones prácticas para el NFC: sustitución de abonos de transporte, máquinas recreativas, como llaves en los hoteles, casas o coches, para fichar en el trabajo…

¿Qué experiencias de pagos inalámbricos existen en la actualidad?

Estamos asistiendo a la aparición de un sinfín de empresas y proyectos impulsados desde startups, tecnológicas,  operadoras, bancos, tarjetas de crédito. Muchas han optado por comenzar directamente con la tecnología NFC, pero otras se desarrollan de manera pararlela, dejando abierta la posibilidad de adherirse si al final cobra la importancia prevista. Algunas de las iniciativas más relevantes son:

  • Apple: había rumores de que el iphone 5 llevaría incorporada la tecnología. Sin embargo, han decidido apostar por su propia versión de pago móvil, el Passbook. Están enzarzados en una gran batalla, ¡pero ya hay quien fabrica fundas para iPhone con NFC integrada!
  • Google Wallet: una “Digital Wallet” que funciona sobre Android y terminales Nexus S 4G (con chip NFC). Google lo presenta como un sistema abierto al que se pueden adherir sin coste otros operadores, fabricantes de terminales, bancos o comercios..
  • PayWave: promovida por compañías de tarjetas de crédito. PayWave de VISA es un sistema de pago sin contacto que funciona mediante etiquetas RFID (no NFC) embebidas en una tarjeta de crédito tradicional y un lector especial que deberá tener el comercio.
  • Square Startup: permite a un comerciante convertir su iPhone, iPad o Android en un TPV y aceptar cualquier tarjeta de crédito en cualquier lugar simplemente instalando una aplicación y conectando un pequeño lector de tarjetas al conector de auriculares del móvil.
  • mFoundry: con su solución “mPayments” permite completar un pago en comercios asociados de USA simplemente pasando un código bidimensional remitido al móvil por un escáner que tiene el comerciante. En la actualidad están incorporando NFC.

¿Cuándo estaremos pagando en las tiendas con nuestro móvil?

Para que nuestro móvil se convierta en medio de pago primero necesitamos disponer de una tecnología habilitadora  y  a continuación montar un ecosistema donde convivan los nuevos entrantes (fabricantes de móviles, operadores, desarrolladores de OSs y Apps…)  con los actores que intervienen cada vez que hacemos un pago en la actualidad (comerciantes, entidades financieras,  tarjetas de crédito…).

La tecnología ya está disponible (a partir del próximo año veremos como todos los smartphones  y TPVs incorporará chips NFC) y los operadores móviles han establecido alianzas para acelerar la curva de adopción. Sin embargo no están encajadas las piezas que componen el complejo puzzle de los medios de pago móviles ni están definidos los modelos de negocio que permitan capturar y repartir el valor entre los diferentes actores de la cadena.

Vemos que existen muchas experiencias en curso, sin embargo a día de hoy no hay un claro ganador, y podemos estar seguros de que a lo largo de los próximos meses veremos más iniciativas. Existe cierto grado de consenso de que su implantación definitiva sucederá  a partir de 2014, pero que será un cambio más encauzado hacia los servicios que hacia el pago, ya que lleva varios años presente, pero no termina de despegar. 

Imagen de William Hook

Dejar respuesta