La sobreexplotación vulnera la recogida de setas

0
123
La sobreexplotación vulnera la recogida de setas
Setas en plena naturaleza

Son muchos años los que han transcurrido desde que la recogida de setas dejó de ser cuestión del territorio forestal o de una estación propicia.  En Extremadura, centro neurálgico de la micología española, es donde la desaparición de estas acotaciones ha marcado su evidencia. Una explotación desregularizada fue la emisora imperante de la voz que los Ecologistas en Acción de Extremadura han convertido en reivindicación.

Esta asociación aspira a aniquilar la impunidad que existe en la sobreexplotación de los recursos mediante una regulación legislativa.  El grupo ecologista basa su iniciativa en la creación de normativas que regulen los espacios de recolección, así como de competencias y obligaciones que el usuario debe respetar a la hora de ejercer la actividad.

La solvencia de sus propuestas se basa fundamentalmente en la necesidad de ordenar la práctica territorialmente. Es por esto por lo que plantean la creación de cotos para el específico uso micológico, así como reservas y zonas de prohibida recogida. De esta manera se conseguiría la conjugación entre el mantenimiento de esta actividad y el control natural de la misma. La limitación a cierta cantidad de setas por persona sería otra medida necesaria para no sólo establecer una relación sana entre el hongo y la topografía, si no para propiciar el objetivo de desarrollo sostenible.

Esta empresa se vería indudablemente beneficiada por la creación de licencias que interpusieran la diferencia entre el micólogo vocacional y el recolector lucrativo, estableciendo por fin un necesario control sobre la actividad económica que deriva de la recolección.

Es imposible eludir que la creciente comercialización que gira entorno a las propiedades y nutrientes que nos aportan estos hongos, no ha sido la mejor aliada para que se respete la proliferación apropiada de la especie. Este motivo debería promover una concienciación colectiva para reducir el impacto que se está arrojando por el sector. Unas sencillas directrices al alcance de cualquier usuario, sería una ayuda que no debería subestimarse.

¿Cómo se podría evitar una mala práctica? Cercenar el tronco de los ejemplares en lugar de extraerlos de raíz legaría al medio la posibilidad de continuar el incremento de dicho ejemplar. El tipo de reproducción asexual de los organismos micólogos puede suponer una gran ventaja para la tarea que nos proponemos, ya que, el uso de una cesta en la que depositar las unidades cosechadas, con diversos agujeros propicia la diseminación de esporas y por lo tanto ayudamos a reestablecer el equilibrio natural.

Imagen: MorgueFile

Dejar respuesta