La situación en Siria abre una posible negociación internacional con Al Assad

0
222

geneva-assad-supporters copiaEl avance de Daesh en el noroeste de Siria deja en una posición ajustada al presidente sirio y a la comunidad internacional que intentan encontrar una alianza de urgencia para hacer frente a los ataques terroristas. La reunión celebrada el 25 de febrero en Damasco, deja claro la prioridad de la lucha en contra del Estado Islámico y la posibilidad de dejar a un lado las diferencias entre países como Irán, Arabia Saudí y Egipto.

Los enfrentamientos en Siria se siguen sucediendo sin tregua en un conflicto que comenzó en marzo de 2011 y que continua amenazando la vida de muchos de los ciudadanos del país. El actual presidente de Siria acusa con firmeza a las fuerzas externas de ofrecer un apoyo tanto con armamento como con financiación a los grupos terroristas mientras que la oposición denuncia que el ejército de Al Assad está matando a civiles.

 La realidad actual en Siria es imprevisible e insostenible, debido a la imposición que la comunidad internacional está afrontando hoy día frente a las amenazas de Daesh (Estado islámico de Irak y Levante) tanto en Siria como en todo Oriente Próximo.

Actualmente existe un rechazo a negociar con el régimen de Bashar el Assad por oposición a la opresión ejercida contra la población siria (más de 200.000 muertos y más de dos millones de refugiados) y a la oposición democrática e islamista. Sin embargo, en la reunión entre los parlamentarios galos y el presidente Bachar Al Assad celebrada el pasado 25 de febrero, ambas partes hicieron hincapié en el reto que puede implicar luchar contra el terrorismo que actualmente están azotando a los países árabes y europeos. El presidente francés condenó esta visita a Damasco, pero reconoció la prioridad de la erradicación del terrorismo. Para Hollande, Oriente Próximo depende de la objetividad de las alianzas internacionales y la ayuda de las tropas de Bashar Al Assad es importante para frenar el avance terrorista en la región.

A pesar de la ayuda internacional que ha recibido la oposición militar islamo-democrática, no han logrado desde hace cuatro años crear una amenaza imperturbable al leal ejército sirio. Rusia, Irán y el Hezbolá libanés han preferido, por diversas razones, posicionarse a favor de El Asad, otorgándole una posición más fuerte al régimen. Estados Unidos, Francia, Arabia Saudí y sus aliados evitan una intervención contra él, ya que supondría la posibilidad de una pérdida bastante grave de vidas humanas.

Los cambios acaecidos en el escenario bélico sirio con el imparable avance de Daesh dejan claro que una derrota del Estado podría tener unas consecuencias geopolíticas inconmensurables. Esta situación, ha abierto una vía de negociación entre rivales endémicos como Irán, Arabia Saudí y Egipto y está produciendo la relajación de las posiciones de UE y EEUU ante Bachar Al Asad, al considerarse la lucha contra el terrorismo el principal objetivo.

 

 

 

 

Dejar respuesta