La situación del mundial de motociclismo a falta de dos carreras

0
161
Cartel publicitario del Gran Premio de Motegi. Foto: Organización del Circuito Twing Ring de Motegi
Cartel publicitario del Gran Premio de Motegi. Foto: Organización del Circuito Twing Ring de Motegi

Arranca el penúltimo gran premio de la temporada de MotoGP. Con 50 puntos en juego en cada una de las tres categorías, y los mundiales en manos de nadie, el escenario de este fin de semana es el circuito japonés de Motegi. Márquez, Espargaró y Salom son los únicos con posibilidades de certificar matemáticamente el título, pero para eso se tendrían que dar situaciones muy diversas. Y aún falta de Valencia como cierre del mundial.

Si algún factor será determinante durante este fin de semana, ese será el tiempo. El tifón denominado ‘Francisco’ tiene en alerta a Japón y al mundo del motociclismo. Con la categoría 4 que se ha establecido en las últimas horas, y con vientos de entre 205-248km/h, el mundo del motor sigue pendiente de la meteorología. Si se llegan a cumplir las previsiones, lo más probable es que las carreras se declaren en mojado.

Pero el asunto no termina ahí. La primera jornada de entrenamientos ha sido cancelada debido a la niebla que se encontraba en los alrededores del circuito. Dirección de carrera planea varias opciones:

  1. Si el sábado no se puede entrenar. El domingo se hace clasificación de parrilla y carrera.
  2. Si el sábado se puede hacer un entreno, será un libre. El domingo sería turno de clasificación y carrera.
  3. Y si mañana se puede salir al asfalto todo el día, se haría el tercer entrenamiento (aunque el primero para los pilotos) y la sesión de clasificación.

El problema es que el helicóptero de evacuación por emergencia (accidente u otros) no puede ir al circuito por la niebla que hay, ya que el circuito está en medio de un bosque muy denso y la niebla es muy espesa. Veremos cómo transcurre la jornada del sábado, pero todo apunta a que será un Gran Premio diferente, como ya lo fue Australia hace una semana.

Imagen de la situación meteorológica que atraviesa en estos momentos el circuito.
Imagen de la situación meteorológica que atraviesa en estos momentos el circuito. Foto: Repsol Media Service

En MotoGP, y tras la descalificación de Márquez en el GP de Australia, el mundial se ha puesto al rojo vivo. Tan sólo 18 puntos separan a Lorenzo del recién llegado a la categoría en la pelea por el título. Una batalla a la que se quiere sumar Pedrosa, aunque sus 34 puntos parezcan más imposibles de recortar que nunca.

Las opciones de título para Márquez eran más claras en Phillip Island, pero el desgaste de neumático quiso dar más espectáculo, aunque no todos los seguidores de este mundial lo crean así. Con la entrada a pitlane y el cambio de moto, la corona de campeón tuvo que esperar.

La única posibilidad para que Márquez se proclame campeón del mundo este fin de semana en Motegi, la casa de Honda, es la victoria. Claro que no todo dependerá de él, puesto que con una victoria pero con Lorenzo segundo se decidiría todo en Valencia. La cuestión está en que Márquez consiguiera ganar y Lorenzo terminara tercero o más atrás para que el debutante haga historia, una vez más.

Para tenerlo más claro, Márquez tendrá que sacar 8 puntos de ventaja sobre Lorenzo, sean cuales sean las posiciones, para proclamarse campeón del mundo en el último circuito de la gira asiática. Otra opción posible es que Márquez finalice segundo, mientras que Lorenzo lo haga en quinta posición, algo difícil viendo la trayectoria de ambos, aunque con las condiciones meteorológicas, todo puede pasar en esto de las motos. Y de eso, Scott Redding, quien parecía tener el título en el bolsillo a principio de temporada, sabe un rato.

Hablando del británico y de Moto2, las opciones a título parecían ponerse en las manos de Pol Espargaró tras la lesión de muñeca de Redding, que le dejaron inhabilitado para correr en Australia, y parecía que en Japón también. Esa era la sorpresa del jueves cuando, tras la rueda de prensa, los médicos del circuito japonés le daban el OK al dorsal 45 para la carrera, que podrá disputar este fin de semana y seguir optando al título de la categoría intermedia.

Las opciones en esta categoría son mucho mayores que en las otras dos. Con tantos pilotos rodando en el mismo segundo y la igualdad que existe entre las motos de la parrilla, todo puede pasar. Si Márquez tiene que sacar 8 puntos sobre Lorenzo, aquí será Pol el que tenga que sacar 11 puntos de ventaja sobre Redding para conseguir el sueño de toda una vida. Espargaró podría ser campeón si gana y Redding queda cuarto, o si el pequeño de los Espargaró termina segundo y el británico séptimo. 11 puntos será la diferencia que tengan que tener entre ambos para que se sepa el ganador de Moto2.

Por otra parte, no hay que descartar a Redding, que en caso de ganar y Pol no terminar la carrera, todo se decidiría en Cheste. Más atrás se encuentra un Tito Rabat rezagado con 36 puntos que le será difícil remontar tras el octavo puesto del pasado gran premio.

Por último, en Moto3 las cosas están mucho más apretadas. Tan sólo 5 puntos separan a Salom de Rins, aunque sólo el de Red Bull KTM puede ser campeón este fin de semana, en caso de que Rins no terminara la carrera o quedara por detrás de la posición decimosegunda. Más complicado lo tiene Viñales,  a 22 puntos de Salom con 50 en juego. Parece ser que la categoría en grupo tendrá que esperar al 10 de noviembre para conocer a su ganador. Y quien sabe si en el resto pasará lo mismo.

En Cheste estará La Huella Digital para vivir de primera mano el último Gran Premio de la temporada, donde esperamos que los nuestros consigan ganar y alzarse con los títulos de campeones del mundo, dándonos el que sería el segundo triplete español en las diversas categorías. Tendremos que esperar una vez más, y ver qué ocurre en Japón, en un panorama que no pinta nada bien con ‘Francisco’ al acecho. 

Dejar respuesta