La saga ‘Divergente’: una adaptación nada ‘Leal’

0
921

La Saga Divergente: Leal se estrenó el 11 de marzo en las salas de cine de España, basándose en el tercer libro de Divergente, la exitosa trilogía de Veronica Roth. Esta entrega está dirigida por Robert Schwentke y es la primera parte de las dos películas que compondrán la trama del tercer libro, llamadas Leal y Ascendente.

En Leal, Tris (Shailene Woodley, Los descendientes, Bajo la misma estrella) y Cuatro (Theo James, Golden Boy, El benefactor) abandonan la relativa seguridad de las murallas de Chicago y se adentran en la periferia, impulsados por el deseo de saber que hay más allá y buscar a los supervivientes que Edith Prior menciona en el mensaje revelado a las facciones en el final de Insurgente. Una vez fuera, su estilo de vida y todo lo que alguna vez han conocido empieza a carecer de sentido al enterarse de la impactante verdad que esconde su ciudad natal. Nuestros protagonistas deberán decidir en quién confiar y qué batallas librar en la lucha por la seguridad de Chicago, que se está desmoronando por las peleas internas entre los abandonados, personas sin facción, y los leales, personas fieles a los ideales de las facciones. Tris se verá obligada a tomar decisiones imposibles sobre el coraje, la lealtad, el sacrificio y el amor si quiere volver a salvar a sus seres queridos.

Fuente: sensacine.com
Fuente: sensacine.com

Desde hace unos años, a la gran pantalla se han llevado adaptaciones de exitosas novelas, sobre todo juveniles, como Harry Potter, Crepúsculo, Los juegos del hambre, Bajo la misma estrella, Vampire Academy, Cazadores de Sombras, El Corredor del Laberinto, Si decido quedarme, El Club de los Incomprendidos, Percy Jackson…  Adaptaciones que no siempre han tenido éxito por una característica muy notoria: su poco parecido con respecto al libro. Este hecho ha desencadenado el descontento de los fans de las novelas, el mayor apoyo que los productores pueden encontrar si juegan bien sus cartas y les dan una buena adaptación.

¿Por qué algo tan simple como contentar a los fans con una película fiel es tan difícil? Es entendible que no sea posible plasmar todas las páginas de un libro en dos horas de película, y que sea necesario añadir o quitar escenas según criterios razonables. Pero, ¿coger el nombre, los personajes, algunas escenas principales y crear una historia nueva? ¿Enserio? ¿No hay suficiente trama en cuatrocientas páginas? ¿Es necesario crear más? Pues al parecer los directores y guionistas de muchas de estas franquicias piensan que sí es necesario.

Cuando un lector paga por una entrada de cine de una adaptación lo que espera es poder emocionarse al ver a los personajes de su cabeza hechos realidad, poder decir los diálogos a la vez que los protagonistas, vivir la historia como si la estuviese leyendo por primera vez. Y así esa persona no solo saldría contenta del cine, sino que pagaría por volver a verla, compraría la película y le haría buena publicidad sin necesidad de pedirlo. ¿No sería esto algo de provecho tanto como para los productores como para los fans? Pues al parecer no piensan que sea así. Y Leal es un claro ejemplo.

Fuente: sensacine.com
Fuente: sensacine.com

A Leal le precedían Divergente e Insurgente. En la primera se conservó la base de la película y se trabajó con ella, ofreciendo al espectador una adaptación aceptable; en Insurgente la cosa empezó a torcerse y lo que en un principio comenzó como estaba escrito en la novela, terminó siendo una sucesión de escenas que mantenían la esencia aunque desarrollándose de un modo completamente diferente. Aun así gustó casi tanto como la primera entrega… Pero LealLeal se lleva la medalla de oro a la pésima adaptación.

Da la impresión de que el director de Leal ha cogido los personajes y las ideas base y ha elaborado de principio a fin una historia nueva. Empezando por la ambientación, que se pasa de futurista y le da ese toque ya muy visto de apocalipsis, convirtiéndolo en cliché; pasando por la falta de personajes secundarios que en el libro le dan cuerpo a la trama, y en el largometraje no aparecen o son relegados hasta prácticamente ser un extra más en la producción; y terminando por la idea de dividir esta tercera novela en dos, la adaptación es un completo desastre.

Esta nueva moda de dividir la última entrega de una saga en dos partes, puramente por fines comerciales, no ha hecho más que estropear las adaptaciones que no tenían trama suficiente para llevar a cabo la división. En el caso de la novela Leal, la trama no daba de sí lo necesario como para sacar de ella dos largometrajes, por lo que ha tenido que recurrirse a la invención de prácticamente toda la historia para poder estrenarse una cuarta parte el año que viene, dejando relegadas a un lado las escenas claves en el desarrollo de la historia. Esto ha llevado a complicarlo todo demasiado, y a relanzar ideas ya vistas en las anteriores entregas, llegando a hacerse algo pesada en algunos momentos y confundiendo así al espectador; por no hablar de la decepción para los fans de los libros, que han visto cómo se tiraba a la basura el desenlace de la saga. La pena de todo esto es que no se ha sabido sacar partido de una trilogía de libros completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, con conceptos interesantes que bien desarrollados hubiesen podido acercar esta saga a grandes adaptaciones como Los juegos del hambre o El Señor de los Anillos.

Fuente: sensacine.com
Fuente: sensacine.com

Si hablamos de la película como independiente, sin tener que ver nada con el libro, encontramos que hay escenas orientadas más a los lectores de la trilogía, haciendo que el resto de espectadores se sientan algo perdidos y les cueste comprender lo que se les intenta explicar. Los efectos especiales, muchos más utilizados que en las dos anteriores adaptaciones, le dan un toque interesante y compensan la desubicación del espectador; y la incorporación de nuevos personajes hace que la trama no sea tan monótona y conocida. No obviamos el trabajo de la pareja estrella, Shailene Woodley y Theo James, quienes siempre dejan con ganas de saber más con respecto a la relación entre sus personajes Tris y Cuatro, un punto a favor a la hora de sumar entre tanta nota negativa.

No podemos olvidar que esta clase de películas está orientada a un público adolescente, que busca  un tipo de cine mucho más ligero y trepidante. Los adultos podrán catalogarla como aburrida, repetitiva y falta de sentido, pero esta clase de cine no busca la aprobación de críticos y adultos, sino el entretenimiento de una parte de la población que está en edad de consumir historias más ficticias y absurdas que reales y dramáticas. Se ha demostrado en estos últimos años que no son las películas con mejor crítica las mejores recibidas por el público y con mejor recaudación, sino que en muchos casos son las peor evaluadas las que acaban haciéndose un hueco en lo alto de la lista de éxitos, como es el caso de La saga Crepúsculo o Star Wars.

Mi consejo es que si leíste Leal, vayas al cine con la mente abierta, preparado para encontrarte con algo completamente diferente a lo que has leído, y seguramente mil veces peor de lo que imaginabas. Y si por el contrario, solo has visto las películas, quizás no te desagrade esta nueva entrega. Al fin y al cabo todos tenemos gustos diferentes, y nadie puede decidir por nosotros.

Dejar respuesta