La Rioja gusta y se degusta

1
84

La Rioja ofrece al turista innumerables propuestas relacionadas con su producto estrella: El vino. Entre todas las opciones, la más destacada es la ruta  del vino- conocida como “viña alegre”-que discurre por las  localidades  más notables de La Rioja Alta, célebres por sus vinos de excelente calidad.

Deseosos de probar los famosos vinos de esta región recorreremos las localidades de: Logroño, Fuenmayor, Cenicero, Torremontalbo, San Asensio, San Vicente de la Sonsierra, Ábalos, Briones, Ollauri y Haro.  Así pues, sin más demora…

Logroño
La ruta comienza, como no podía ser menos, en la capital riojana. Aquí, podrás degustar grandes vinos como Marqués de Villamediana Gran Reserva 94 o Viña Alcorta Reserva 95 en las Bodegas Campo Viejo, y si visitas las Bodegas Franco Españolas, situadas al otro lado del río Ebro, además de degustar, podrás comer con cita previa. Si se te ha olvidado pedir la cita no te apures, porque en el casco viejo de Logroño, en los alrededores de la Concatedral de Santa María de la Redonda, y más concretamente, en la calle Laurel, se encuentra el rincón gastronómico por excelencia donde cada bar está especializado en un pincho distinto. Muy cerca de allí, en la calle Portales, puedes comprar originales regalos como cosméticos de estractos de uva en la tienda Nueva Antiqua.

Fuenmayor
En dirección a Burgos por la carretera N-232 y a tan sólo 10 kilómetros de la capital encontramos el pueblo de Fuenmayor, cuyas Bodegas Marqués del Puerto abren  gustosamente sus puertas al público, y permiten contemplar sus fondos propios de pintura y muebles antiguos.

Cenicero
La siguiente parada debe hacerse en este pueblo cuyo curioso nombre proviene de la costumbre de los primitivos pastores del lugar que dejaban montones de cenizas en sus hogueras a orillas del Ebro. Esta localidad dispone de importantes bodegas como, por ejemplo, Bodegas Riojanas, edificio coronado por el torreón de un castillo modernista que alberga vinos de alta calidad. Además de sus bodegas resulta interesante pasearse por sus calles para ver las casonas blasonadas y la Iglesia parroquial de San Martín.

Si  se te ha hecho tarde puedes descansar en el Hotel San Camilo de Navarrete, donde existe un Centro Hípico que programa paseos entre viñedos.

Torremontalbo
Pequeña, pero no por ello menos preciosa, es esta localidad famosa por la fortaleza medieval de los Condes de Hervías, ubicada en medio de una frondosa vegetación, al lado de un puentecillo que cruza el río Najerilla. En sus Bodegas Amézola de Mora podrás contemplar sus hermosos viñedos mientras deleitas tus sentidos con sus aromáticos vinos. La fecha idónea para ello es el 20 de diciembre, cuando celebran la festividad de Santo Domingo de Silos.

San Asensio
Esta comarca destaca por su magnífico vino clarete, en cuyo honor celebran, cada 25 de julio, la Batalla del Clarete donde todos los que se acerquen saldrán de allí,  literalmente, bañados en clarete y borrachos de alegría. Su tradición vitivinícola ha quedado plasmada en sus numerosas bodegas, algunas de los siglos XVI, XVII y XVIII.

San Vicente de la Sonsierra
Detenta muchas pequeñas bodegas, entre las que destaca Bodegas Hermanos Peciña que aúna la más moderna tecnología de elaborado y el método tradicional de la trasiega manual de barrica a barrica. Después de la cata puedes descubrir la nueva cocina riojana en el Restaurante Casa Toni para luego caminar tanto entre lagares rupestres como entre construcciones del siglo XVIII. Si tienes oportunidad, acércate en semana santa y sorpréndete con el ancestral rito de los “Picaos”, único en el mundo, donde los penitentes se golpean la espalda durante 20 minutos tras los cuales reciben 12 pinchazos.

Ábalos
Pequeño pueblo de la Sonsierra riojana donde tras paladear  su vino Longrande Crianza 95 en las Bodegas Abdica, puedes descansar en el Hotel Villa de Ábalos- casa solariega del siglo XVIII rehabilitada en 2002- para tomar fuerzas y no perder ni un sólo  detalle del próximo destino.

Briones
Esta villa ostenta el Museo de la Cultura del Vino Dinastía Vivanco, inaugurado en 2004, donde adquirirás conocimientos sobre la historia del vino, la fabricación de barricas, los vinos del mundo, e incluso, recibirás cursos de iniciación a la cata. Si se te abre el apetito te invito a descubrir la cocina tradicional riojana de la mano del mesón Los Cuatro Arcos donde preparan deliciosas chuletillas al sarmiento. No te pierdas sus llamativas Jornadas Medievales celebradas uno de los fines de semana de la primera quincena de junio.

Ollauri
El recorrido enoturístico prosigue en las Bodegas Marqués de Griñón de este pequeño municipio, que celebra este año las VIII Jornadas del mes del vino que tienen lugar en febrero.

Haro
La ruta finaliza en la capital riojalteña: Haro, que ofrece vinos con sello de calidad propia. En el Barrio de la Estación está la mayor concurrencia de bodegas centenarias, de las que destaca Federico Paternina. Esta localidad posibilita la realización de  interesantes actividades vinculadas con el vino, como por ejemplo, vislumbrar las viñas desde el aire, montando en globo; hacer piragüismo entre viñedos por los meandros del Ebro; o si lo que prefieres es relajarte, puedes recibir una sesión de vinoterapia en tu propia habitación en el Hotel Ciudad de Haro. Si vienes el 29 de junio prepárate para empaparte en la Batalla del vino.

Déjate cautivar por esta tierra donde vender  vino es regalar cultura, identidad.

Para más información:
http://www.lariojaturismo.com/,
 
http://www.logroturismo.org/,
http://www.fuenmayor.org/,
http://www.cenicero.net/,
http://www.sanasensio.org/,
http://www.sanvicentedelasonsierra.org/,
http://www.hotelvilladeabalos.com/,
http://www.brioneslarioja.com/,
http://www.ollauri.com/,
http://www.haro.org/,
www.larioja.com/rioja/rioja.html
Fuentes imágenes:
www.vintagespain.com,
www.sanvicentedelasonsierra.org,
http://canales.larioja.com

1 Comentario

Dejar respuesta