La resistencia de un Madrid herido

0
149
Luka Modric (29) se retiró lesionado y podría tener más de un mes de baja./ Captura de vídeo (Youtube)
Luka Modric (29) se retiró lesionado y podría tener más de un mes de baja./ Captura de vídeo (Youtube)

El conjunto merengue, tras una trabajada victoria por 3-1 ante el Málaga, se mantiene en la lucha por la Liga aunque pierde por lesión a Bale y Modric en el tramo decisivo de la temporada.

Los de Ancelotti comenzaban el partido ante el Málaga, en el Bernabéu, con la presión añadida de conocer la victoria del líder (2-0 vencía horas antes el Barcelona al Valencia) así como el triunfo del Atlético de Madrid, su rival el próximo miércoles en la vuelta de los cuartos de final de la Champions League (1-2 ante el Deportivo).

Carletto apostaba por un 4-4-2, obligado por la lesión de Benzema, con Casillas, Arbeloa, Pepe, Ramos, Marcelo, Isco, Modric, Kroos, James, Bale y Ronaldo y Javi Gracia hacía lo propio con un 4-2-3-1 y Kameni, Rosales, Angeleri, Sergio Sánchez, Boka, Recio, Darder; Samuel, Amrabat, Samu Castillejo y Juanmi.

Resultaba un partido incómodo por la imperiosa necesidad de vencer para seguir peleando el campeonato liguero pero, del mismo modo en el ambiente pesaba, como pareció por el agotamiento físico mostrado por algunos futbolistas, la ansiedad y la esperanza de poder avanzar en Europa tras el derbi que tendrá lugar en tan sólo cuatro días. Pero no se había cumplido ni el minuto dos cuando saltaron todas las alarmas al caer sobre el césped Gareth Bale señalándose el gemelo de la pierna izquierda haciendo gestos que dejaban claro que no podría continuar. El galés abandonaba el campo y le sustituía Chicharito.

Comenzaba el Madrid a dominar el juego ante un Málaga que esperaba en su área y dejaba la iniciativa a los locales, pero las oportunidades de peligro no llegaban. Buen tono mostrado por los malagueños que contenían a los blancos hasta que en el minuto 23, en una posición muy ajustada, que pareció rozar el fuera de juego, anotaba el 1-0 Sergio Ramos tras rematar con la izquierda al segundo palo.

Lejos de rendirse los visitantes continuaban, con sus fuerzas, dejando continuamente a los locales en fuera de juego y tratando de aprovechar los contragolpes con opciones para Darder, Juanmi y Amrabat, aunque eran James, Chicharito y CR7, que dejaba un caño de tacón precioso para la galería, los que atacaban con más intensidad exigiendo de Kameni una actuación soberbia.

Se cerraba una primera mitad marcada por las dudas en las filas blancas con un remate muy alto y desviado de Ronaldo sobre un Málaga en el que la solidez defensiva y la actuación de su portero fueron lo más destacado.

La segunda parte comenzaba del mismo modo, leves ocasiones para ambos equipos y una cierta sensación de que podía llegar antes el empate que otro gol para los locales. Y de nuevo, en el minuto doce, volvían a encenderse todas las alarmas cuando Modric quedaba tendido sobre el césped tras chocar su rodilla derecha con un defensa malagueño. Tenía que abandonar el campo Lukita, le sustituiría Illarramendi, y por sus gestos, parece que esta nueva lesión podría mantenerle alejado, de nuevo por muchas semanas, de los terrenos de juego.  Habrá que esperar para conocer el alcance de las posibles lesiones de Bale y Modric, pero sin ninguna duda, supondrían un serio contratiempo para las aspiraciones merengues.

El duelo proseguía y, en el minuto 20, parecía que el Madrid afianzaría su victoria ya que James, tal vez el mejor del partido, provocaba un penalti que lanzaría CR7, pero el luso lo lanzó contra el palo. Aunque, tan sólo tres minutos después, el propio James se resarcía anotando el 2-0 tras una bella jugada iniciada por Arbeloa, secundada por Isco y Ronaldo que, tras realizar sendas paredes con el colombiano, batía a Kameni con un espectacular zurdazo.

El Málaga no quería desaprovechar el buen trabajo realizado y, como premio a su dedicación, lograba responder con un buen gol de Juanmi, logrado ante la pasividad mostrada por la defensa y el portero blancos, sellando un 2-1 que se ajustaba más a lo entregado por ambos conjuntos. El duelo entonces se disputaba en el medio campo, donde ninguno de los dos equipos era capaz de ordenar el juego. Y entonces apareció Ronaldo, enfadado por su fallo en el penalti, que no dejó de luchar cada balón, tratando de anotar un gol que persiguió toda la tarde. Y cuando parecía todo terminado, cumplido el 46, una recuperación de Pepe que cedió a Chicharito sirvió para que el mejicano, que completó un meritorio encuentro, le regalara una asistencia al portugués para que anotara el 3-1 final. Gol número 39 para afianzar el pichichi, y número 50 de la temporada.

Alegría merengue por los tres puntos, empañada por los percances sufridos por Bale y Modric. Los de Ancelotti se enfrentarán el próximo domingo, a las 21.00 horas, en Balaídos al Celta de Vigo, en una nueva oportunidad para seguir luchando por conquistar la Liga.

 

Dejar respuesta