La residencia

0
174

Las niñas de la residencia
son tan dulces,
que se tiran de los pelos
al inicio de la primavera.
A veces, las más madrugadoras
hacen competiciones de llantos;
otras ni siquiera se inmutan:
son sacos de huesos
con planetas en los ojos.

¡Cuántas noches soñé
con ser vuestro compañero
de cuarto, niñas!
¡Cuántas noches
os paseasteis en camisón
por la terraza de mi mente!
Venid, os mostraré
algunas de las luciérnagas
que patrullan Miranda.
No tengáis prisa por volver
a la residencia.
                              No permitáis
que el cambio climático
afecte a la mitología:

dejad que la Noche se lave
en vuestros cuerpos,
niñas.


Imagen: Reproducción de Muchachas bañándose con ciudad al fondo, de August Macke

Compartir
Artículo anteriorSamuel L. Jackon se suma al elenco de actores del remake de “Robocop”
Artículo siguienteClaudia Ruiz-Capillas: “La investigación es una apuesta de futuro por la que se trabaja día a día”
Periodista cultural y escritor nacido en Santiso de Abres (Asturias), en 1987. Es licenciado en Periodismo por la Complutense y Máster en ‘Investigación en Periodismo: Discurso y Comunicación’ por la misma universidad, donde ultima su tesis: ‘La metáfora en la poesía de Antonio Martínez Sarrión’. Es jefe de la sección de Folio en Blanco en LA HUELLA DIGITAL y colabora en el diario lucense 'El Progreso', en cuya redacción ha trabajado. Ha escrito artículos culturales para diversas publicaciones, como el periódico asturiano ’La Nueva España’ o ‘Revista de Letras’ (canal oficial de libros de ‘LaVanguardia.com’). Es autor del poemario ‘Camas de hierba’ (Vitruvio, 2011). Su lírica ha aparecido en diversas revistas poéticas y ha sido antologada en las obras colectivas ‘Amores infieles’ (2014) y ‘La primera vez... que no perdí el alma, encontré el sexo’ (2015), ambas editadas por Sial-Pigmalión y coordinadas por Antonino Nieto Rodríguez. También ha participado como narrador en ‘Cuentos y reencuentros’ (Laria, 2009), antología colectiva coordinada por Tino Pertierra. Escribe letras en gallego —su lengua vernácula— para la banda Foxnola. El líder de dicho grupo, Abel Pérez, musicó, para su anterior proyecto musical (Os Folkgazais), un poema de Acebo, ‘Desafío’.

Dejar respuesta