La región siberiana de Yakutia propone la legalización del comercio de colmillos de mamut

0
82

Yakutia propone la legalización con el objetivo de que sean considerados un recurso extraíble. Solo en esta región hay 450,000 toneladas de colmillos.

Mamut“Plenamente justificada y lógica”, así fue como Guennadi Gorbunov, jefe del comité de política agraria del Senado calificó el proyecto de ley para la legalización de este negocio, propuesto por los diputados en el Parlamento de Rusia. Los huesos de este mamífero prehistórico presentan una demanda estable tanto en el interior como en el exterior de Siberia, ya que cada colmillo está valorado entre 100 y 700 dólares aproximadamente.

Interfax, una agencia de noticias no gubernamental rusa, estimó que los colmillos que se encuentran en el territorio de Yakutia representan el 80% del total existente. El senador calculó unas 450 toneladas, valoradas de 1.500 millones de dólares, sin embargo, la ley vigente no recoge los colmillos de mamut como recurso extraíble, ya que no es una materia prima mineral. Por el momento la ley federal solo recoge la extracción de huesos de mamut como hallazgo paleontológico.

En lo que va de año ya se han concedido 194 licencias para la búsqueda de huesos de mamut en Yakutia, material que ha sido vendido por más de 300 mil dólares. El primer espécimen completo de este animal se descubrió cerca de la desembocadura del río Lena en Siberia en 1806. Los restos más antiguos datan posiblemente de hace 150.000 años. Conocemos la existencia del mamut por los restos fosilizados o huesos conservados en circunstancias excepcionales, congelados las bajas temperaturas y los glaciares.

El mamut existió hace aproximadamente 4,8 millones de años, la mayoría de ellos se extinguieron a finales de la última glaciación, pero actualmente todavía no está claro el motivo de su desaparición. Científicos e investigadores señalan varias causas, entre ellas el cambio de las temperaturas en la Tierra, el acoso de los cazadores o una gran epidemia, pero la teoría que actualmente se mantiene es que su extinción no se debe a una sola causa, sino a una combinación de muchos factores.

En marzo de este mismo año la comunidad científica mostró interés por clonar una cría de mamut que llevaba congelada en la región de Yakuta diez mil años. Su intención era insertar el material genético en las células de una elefanta actual, así lo afirmó un portavoz del Instituto de Ecología Aplicada de Siberia. Se espera que la clonación se complete en los próximos cinco años.  El investigador Semén Grigoriev afirmó que con el progreso ininterrumpido de las nuevas tecnologías genéticas en Yakutia llegará el momento en el que todo concluya con éxito.

Dentro del círculo polar ártico hay otras regiones donde podemos encontrar restos de mamuts como son las regiones de Chukotka y Magadán, ambas bañadas por el Pacífico y Jantí-Mansiysk tras los Urales. Hasta el momento se han encontrado fósiles en Norteamérica, Eurasia y África.

 

Fotografía: Lomography

Dejar respuesta