“La quinta esquina” de Izraíl Métter

0
239

El autor reflexiona sobre el pasado soviético en una novela con tintes autobiográficos.

arton1278-d1cddLa quinta esquina de Izraíl Métter (Libros del Asteroide) narra la historia de Boria, el hijo de un pequeño comerciante judío, al que por su condición social se le impide acceder a la educación. Tras los consecutivos rechazos en el ingreso a la universidad, el protagonista aprende de forma autodidacta y logra ser profesor de matemáticas, no sin dificultades, en un par de instituciones. A través de un intercambio epistolar, descubrimos su niñez, la muerte de sus padres, sus diversas ocupaciones, a los amigos de su infancia y a Katia Golovánova, su gran amor.

Con la Revolución rusa y el estalinismo como fondo, se crea un relato de marginación y exclusión de un individuo, que creciendo en la más absoluta pobreza, es incapaz de ascender. Un Boria de 60 años rememora, de manera fragmentaria su infancia, juventud y madurez, cabalgando entre acontecimientos pasados y presentes. La crudeza de algunos pasajes, como los referidos a los interrogatorios de la policía política o las delaciones, nos muestran la veracidad de los sucesos y el miedo ligado al régimen de Iósif Stalin, plagado de severos principios y despiadadas condenas.

En La quinta esquina, muchos de los personajes no están bien perfilados; se esboza a individuos que conviven con Boria durante un período determinado de su vida, pero cuya presencia es prácticamente anodina. Una de las excepciones es Katia, el gran amor irrefrenable e imperecedero del protagonista, que duró más de quince años y que está retratado en esta novela con gran sutileza y sensibilidad. Con un estilo muy lírico y reflexivo, se analizan los acontecimientos históricos acaecidos en Rusia y el poder de los líderes políticos para dirigir a las masas.

Es inevitable advertir en los elementos autobiográficos con los que el autor caracteriza a su personaje: Métter, al igual que Boria, fueron privados de cursar estudios por sus orígenes logrando, gracias a su formación autodidacta, ser profesores de matemáticas; finalmente ambos acabaron trabajando en la radio. Imaginamos que el autor sufrió alguno de los terribles hechos que en La quinta esquina se exponen.

Aunque esta obra se terminó de escribir en1967, su primera edición, titulada Katia, fue despojada de los pasajes políticos. No fue hasta 1989 cuando se publicó íntegramente, gozando de gran éxito a nivel internacional y recibiendo premios como el italiano Grinzane Cavour en 1992. Inesperadamente, con ochenta años, se convirtió en uno de los más valorados escritores rusos del siglo XX. No nos extraña puesto que, a pesar de ser un relato descarnado sobre dos de las etapas más conflictivas de la historia de Rusia, goza de una envidiable narrativa y de unos recursos innovadores.

Dejar respuesta