La prepotencia del CSKA da la Euroliga al Olympiacos

1
59

Más de 15.000 personas presenciaron en el Sinam Erdem Arena de Estambul un momento que pasará a la historia baloncestística. Un lanzamiento de Giorgos Printezis en el último segundo del choque, al estilo de Aleksandar Djordjevic con el Joventut hace veinte años, dio al Olymipiacos su segundo título continental, culminando así la remontada griega frente al CSKA de Moscú (61-62) tras ir perdiendo por 19 puntos. Los rusos, considerados favoritos, se relajaron excesivamente mediado el tercer cuarto y, finalmente, lo acabaron pagando.

Olympiacos se confirmó como la gran sorpresa del baloncesto europeo

Ni Nostradamus en su mejor día podría haber previsto la victoria del Olympiacos, que llegaba a la ‘Final Four’ como la cenicienta, más si se tiene en cuenta que enfrente estaba el equipo que mejor baloncesto ha hecho en Europa, considerado por todos como el claro favorito a hacerse con el título. Ese objetivo lo habrían conseguido si a Milos Teodosic y Ramunas Siskauskas no les hubiese temblado la muñeca en los lanzamientos de tiros libres, durante los compases finales del encuentro.

Aún más impredecible era el poco nivel que se vio sobre el parqué, muy lejos de lo que debería ser el mejor partido de baloncesto de la temporada, dejando al margen la NBA. De los cuarenta minutos sólo se salvaron los últimos diez, en los que el Olympiacos tiró de casta y, con un parcial de 14-0, se metió de lleno en la lucha por el título, mientras que su rival tenía la mente puesta en la celebración.

Para argumentar esto último solo hace falta estar atento a los dos minutos de descanso entre el tercer y el último cuarto, cuando el marcador reflejaba un 53-40 a favor del CSKA. Los jugadores entrenados por Jonas Kazlauskas saltaron un minuto antes de lo debido a la cancha, confiados excesivamente en su victoria, a pesar de que los griegos dieron un pequeño amago de levantamiento liderados por Kostas Papanikolaou.

Hasta ese momento, el partido había dejado bastante que desear, especialmente en el primer cuarto, donde ambos equipos se mostraron desacertados en el lanzamiento y la transición de balón, sumando entre los dos trece pérdidas de balón en los diez primeros minutos, 42 a la conclusión del encuentro. Todo fue así hasta que Teodosic asumió el mando e hizo jugar a los suyos, además de poner las primeras distancias en el marcador desde la línea de tres puntos.

Spanoulis cuajó un gran fin de semana con el MVP

Andréi Kirilenko, Nenad Krstic y el resto del equipo empezaron a marcar las diferencias mediado el tercer cuarto, en el que los moscovitas mostraron una gran superioridad en el juego interior que les permitió alcanzar la renta de 19 puntos. Frente a ese ejército en que todos aportaban algo, en el Olympiacos sólo estaban acertados Vassilis Spanoulis -nombrado mejor jugador de la final-, Pero Antic y Papanikolaou, únicos anotadores de su equipo hasta el minuto 28, momento en que los griegos reaccionaron.

Lo que empezaron siendo unas pequeñas chispas acabó siendo un gran incendio, provocado por el propio Papanikolaou y por Giorgos Printezis, que más allá de la canasta definitiva, realizó un último cuarto de ensueño, dejando lejos su mala época en el Unicaja. Con el bocinazo final, lo único que acabó realmente en llamas fue el vestuario del CSKA, un equipo que ha realizado esta temporada una gran inversión para hacerse con el cetro de campeón continental y que, tras acariciar el trofeo con la yema de los dedos, no ha podido poner el broche de oro a una gran temporada.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=RRHYMCy2DJk&list=UUGr3nR_XH9r6E5b09ZJAT9w&index=9&feature=plcp[/youtube]

El Barcelona se despide de Estambul con victoria

En la lucha por el tercer puesto de la final a cuatro, el Barcelona Regal se impuso por 69 a 74 al Panathinaikos. En este partido, que perfectamente podía haber sido la final, no estuvieron Juan Carlos Navarro ni Sarunas Jasikevicius, dos de los mejores jugadores del Viejo Continente. El primero se resintió de su fascitis plantar antes del partido de semifinales, mientras que el segundo se reservó de cara a la final de la liga griega, contra el Olympiacos.

Ante la ausencia del capitán blaugrana, Marcelinho Huertas asumió el control del equipo y, con sus 21 puntos, hace soñar a su afición de cara a los ‘playoffs’ de la Liga Endesa, que darán comienzo el próximo jueves. Los griegos fueron siempre por detrás en el marcador, aunque se mantuvieron con opciones de victoria hasta los últimos instantes. De la afición ultra griega y de sus bengalas, mejor no hablar, ya que sólo se dedicaron a ensuciar una gran fiesta baloncestística.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=RRHYMCy2DJk&list=UUGr3nR_XH9r6E5b09ZJAT9w&index=9&feature=plcp[/youtube]

Fotografías: Olympiacos y Euroleague.net

1 Comentario

Dejar respuesta