La prensa deportiva que queremos

1
217

Hace tiempo que vengo notando en las versiones digitales de la prensa deportiva un marcado desacuerdo con sus líneas editoriales (más que nada, porque los otros soportes no dan la opción de la expresión del consumidor en tiempo real). Sin embargo, el tráfico de dichas páginas en Internet no decae; AS y MARCA siguen siendo líderes con amplias ventajas. Ahí está el problema.

El lector que entra en dichas webs es crítico con las opiniones sin argumentos, con la información sesgada y con las noticias inventadas. De acuerdo. Entonces, después de haber tenido mil demostraciones empíricas de la poca profesionalidad de dichos periodistas (aunque lo correcto es llamarlos empresarios), ¿por qué sigue entrando y proporcionando dinero a dichas empresas?

Es sencillo. El cambio empieza por nuestro ratón. Inda no me gusta. Pues tengo muchísimos medios no dependientes de Unidad Editorial para informarme del deporte. Inda perderá dinero, verá que sus “puntos sobre las íes” no son rentables y tendrá que cambiar de línea empresarial (y, como consecuencia, editorial). Lo mismo con Relaño, e igual de extrapolable al resto de prensa del país. En el mercado, el que verdaderamente manda es el consumidor, que es el que hace o no rentable a una empresa.

Por eso, y aunque moleste reconocerlo, Inda y Relaño son buenos ejemplos empresariales. Porque sus números mejoran al mismo ritmo que lo hace la antipatía hacia ellos (lo de Eduardo es ya tema nacional, supongo que lo sabrá). El fin justifica los medios, que diría aquel. Por tanto, si las quejas suben pero las ventas e ingresos por publicidad también, entonces no nos dolerá ver tanto la prensa deportiva como decimos (o puro masoquismo, vamos).

No comulgo con ninguno de los dos. Pero casi 3 millones de personas ven la web de MARCA diariamente. Y creo que ninguno de los que hablamos de deporte estamos fuera de ese mundo (al que hay que sumar radio, TV y periódico). Han fidelizado a una audiencia que no les soporta, pero que tienen la necesidad de entrar a sus páginas para informarse. Son los tuertos en el país de los ciegos (y aunque los deméritos rivales no son virtudes propias, es peor que no tener nada).

Brugal: Ya sé de qué me voy a disfrazar para Cádiz. Del chuletón que se comió Contador.

Garrafón: Que nadie entienda el disfraz. Pero tengo un as en la manga: el de Marta Domínguez.

Fuente del texto:
Elaboración propia
Fuente de la imagen:
www.marca.com

1 Comentario

  1. Antiguamente la prensa tenía artículos y columnas de opinión. Ahora son todo columnas de opinión. El editor lo permite porque general polemica y por ende, ingresos.

    Un saludo

Dejar respuesta