La precisión del Índice de Masa Corporal en el punto de mira

0
202

La fórmula para conocer nuestro peso ideal se ha atribuido siempre al conocido índice de Masa Corporal (IMC), un mecanismo que calcula el peso adecuado de cada persona aplicando datos de talla y masa corporal. Sin embargo, el pasado enero un matemático de la Universidad de Oxford, Nick Trefethen realizó un estudio que cuestionaba la exactitud de los datos obtenidos a partir de este procedimiento, proponiendo una alternativa que supera los defectos que presenta el viejo truco del IMC.

61D90ACE-B5B9-4F53-818D-A4DC56D9E7E9En el año 1840, el estadístico belga L. A. J. Quetelet desarrolló una herramienta para evaluar de forma sencilla si las personas se encontraban en su peso adecuado. Esta fórmula, también conocida como índice de Quetelet, consiste en elevar al cuadrado el cociente resultante al dividir el peso de un sujeto entre su altura. Desde entonces el IMC  ha sido un referente universal para calcular el peso ideal a través de una escala aparentemente rápida y eficaz: cuando el resultado obtenido en la operación oscila entre 18’5 y 24’9, existe normalidad de peso, si el resultado es inferior a 18  indicará un problema de bajo peso, si es mayor a 25 será signo de sobrepeso y a partir de 30 la persona podría sufrir problemas de obesidad.

La OMS comenzó a aplicar esta herramienta no solo para evaluar problemas de sobrepeso sino también para medir el riesgo de desarrollo de enfermedades como la diabetes y la hipertensión. Sin embargo, el pasado enero Nick Trefethen, profesor de análisis numérico de la Universidad de Oxford, diseñó un nuevo planteamiento tras comprobar que el IMC  presentaba deficiencias y falta de exactitud en sus resultados. Según el matemático, el índice no tiene en cuenta la existencia de  cierto porcentaje de grasa natural en las personas altas y esto provoca que sea asociado erróneamente al sobrepeso. Otra de las confusiones se deriva de su incapacidad de diferenciar  entre la masa de grasa y la de músculo, que es un 18% más densa que la primera.

La propuesta de Trefethen introduce dos cambios en la fórmula original: se multiplicará el peso del individuo por un 1’3 antes de dividirlo por la altura y su cociente se elevará a 2’5. En la nueva escala de IMC, la gente que mide alrededor de 1.55 metros ganaría un punto y quienes rondan los 1.80 metros perderían uno. Además, muchas mujeres que se ubican en el umbral de la obesidad en la escala actual de IMC, podrían ser diagnosticadas como obesas tras aplicar el nuevo método.

En un comunicado hecho al diario The Economist, el matemático manifestó que: “La nueva fórmula no se basa en estudios epidemiológicos y necesita un análisis muy serio antes de aceptarla como general”. Los especialistas reconocen que es de vital importancia ajustar al máximo los índices de medición de masa corporal. En la actualidad, una de las maneras más efectivas y rigurosas de identificar exceso de peso consiste en el uso del impedanciómetro, un aparato que realiza una medición del porcentaje de grasa, músculo y agua que tiene cada persona.

 

Imagen: Google

Dejar respuesta