La persecución contra la transparencia

1
256

El papel del periodismo sigue siendo molesto para el poder. Desde siempre se ha intentado controlar desde arriba esa profesión que puede desnudar los secretos gubernamentales y sacar sus vergüenzas a paseo.

En estos últimos meses todo el protagonismo se lo ha llevado “Wikileaks”. Bien es cierto que no se trata de una publicación periodística, pero está sacando a la luz cantidad de datos que dejan en bragas a gobiernos e instituciones internacionales y más en concreto a la Casa Blanca de la cual se habla sobre su papel –entre otros muchos- en la Guerra de Irak.

Bien, pues el 1 de diciembre Interpol ha emitido una orden internacional de detención para el fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange por un supuesto delito sexual.

Permitidme que dude de la veracidad de dicha acusación, sobre todo cuando ya sabemos lo que EE.UU. hace con todo aquél que le crea problemas, su rápida y silenciosa fulminación. Qué casualidad que salga esta acusación en estos momentos, en los que Wikileaks está dejando al desnudo la verdadera política internacional norteamericana de los últimos años… y además, un caso de los cuales se suelen hacer cargo las autoridades nacionales, se extrapole hasta el campo internacional.

En fin… todo esto me hace aún más gracia por ese discurso demócrata del país más libre del mundo. Luego que no se quejen de las dictaduras, porque poco se llevan…

Fuente de fotos:
“El País”
bernama.com

1 Comentario

Dejar respuesta