La pasión por la lectura

0
222

Leer es una actividad que puede convertirse en una aventura si hacemos uso de nuestra imaginación. Leer nos ayuda a pensar; a conocer nuestro mundo, a las personas y sus comportamientos. Nos vincula a una cultura y nos acerca a diferentes visiones de ver la realidad que nos rodea. Leer puede hacerte viajar hacia lo más profundo del mar, hacia lo más alto del cielo, hacia tierras desconocidas, en definitiva, a lugares escondidos en tu imaginación, en la “loca de la casa”, como la llama Rosa Montero.
¡Cuántas veces hemos leído historias y nos identificamos con alguno de sus personajes y creamos una realidad dentro de la misma trama! Recuerdo que, de pequeña, leer me hacía “volar”, desconectar de la realidad. Cuando todos dormían, yo viajaba por diversas esferas de la literatura, me encontraba con reyes, me convertía en princesa, me enamoraba, me dirigía al centro de la Tierra, me metía en una nave espacial, conocía a unas tribus indígenas, y seguía viajando hasta que mamá me mandaba apagar la luz.

De alguna forma, las historias que leímos durante nuestras infancias nos han ido formando como personas, nos han educado y ayudado a desarrollar los sentimientos. Los libros forman parte de nuestras vidas casi desde que nacemos. Primero, nos leen las historias, quizá miramos los dibujos, las figuras. Con el tiempo, intentaremos descifrar el significado de las letras, de las palabras para finalmente entender la historia completa por nuestra cuenta. Es un aprendizaje. Una aventura. Luego, leer puede convertirse en una obligación o un pasatiempo, una necesidad o un placer. Y si realmente topamos con buenas historias incluso puede convertirse en una obsesión. No hay que negarse a encontrar en un libro una gran compañía. Creo que nunca es tarde para empezar a leer, para adentrarnos en ese mundo de las palabras. Ojalá todo el mundo tuviera ésta capacidad. Los que la tenemos, no podemos desaprovecharla.

Es curioso cómo en plena crisis, el mercado del libro no ha sido totalmente afectado. Muchísima gente sigue pensando en él a la hora de hacer un regalo para estas navidades. Y es que un libro es ilusión, encanto, conocimiento; es un obsequio que te hará utilizar la imaginación, recordar alguna imagen del mundo que te rodea, un suceso, un rostro, una ciudad. Un buen libro puede ayudarte a solucionar tus problemas, a ver la vida con optimismo, a proponerte nuevas metas, a volver a soñar, a entusiasmarte, a animarte. Un libro, bien escogido, puede crear en ti, o devolverte si la has perdido, nada más y nada menos que la pasión por la lectura. Anímate y viaja al mundo de las palabras.

Fuente de la imagen:
Romina Gisele Hidalgo

Dejar respuesta