La pasión europea por el atletismo

0
90

Las semanas inmediatamente posteriores a la conclusión de los Juegos Olímpicos de Londres han regado el calendario deportivo con las tradicionales reuniones de atletismo que se celebran en distintas ciudades europeas. Estos multitudinarios eventos arrastran público a los estadios y figuras de este deporte a la pista. Las pruebas se desarrollan en un marco festivo y son propicias para la consecución de grandes marcas.

El público siempre responde ante una cita de la Diamond League

Termina la temporada de atletismo, como cada año, con los últimos mítines de la Diamond League y del IAAF World Challenge. Las reuniones de agosto y de septiembre, después de los Campeonatos del Mundo o de los JJOO, motivan el interés de los mejores atletas del mundo que llegan a estas citas en uno de sus mejores momentos de forma. Las pistas, el clima benigno del final del verano, el ambiente de los estadios y los jugosos premios que se entregan en cada evento –especialmente cuantiosos en los de la Diamond League–, ayudan a que participen los mejores.

La IAAF Diamond League es la competición anual de mítines más importante. Este torneo se celebra cada año con un formato de puntuación acumulada similar al de una liga. Los deportistas no compiten organizados por selecciones nacionales sino que lo hacen a título individual. La Diamond League, compuesta por un total de 14 reuniones, está organizada por la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo) y reemplazó, hace dos años, a la Golden League. Por su parte, el IAAF World Challenge es un circuito compuesto también por 14 pruebas de un día que constituye el segundo nivel, después de la Diamond League, de las reuniones de atletismo durante la temporada.

El atletismo post-olimpico de alto nivel regresó en Lausana. El estadio Pontaise de la ciudad suiza congregó el pasado 23 de agosto a casi 16.000 personas. El cartel de figuras estaba compuesto por 13 campeones olímpicos y 53 medallistas. Usain Bolt, con unos honorarios que suponen un difícil obstáculo para su contratación en 100 metros, participó en los 200. En el hectómetro, Yohan Blake batió a cinco finalistas olímpicos, entre ellos a Justin Gatlin y Tyson Gay. Bolt se impuso en los 200 a sus compatriotas Warren Weir y Jason Young. También ganó en 110 metros vallas Aries Merritt y en el concurso de pértiga, el francés Renaud Lavillenie. El campeón olímpico de salto de altura, el ruso Ivan Ukhov, se vio sorprendido por el catarí Barshim Ahmed que se impuso con una sensacional marca de 2,39 metros. En el 100 femenino se impuso Carmelita Jeter a la campeona olímpica Shelly Ann Fraser-Pryce. El lanzador de disco español, Frank Casañas, quedó tercero de su prueba.

El estadio Letzigrund, considerado como la catedral europea del atletismo, está situado en la cuidad suiza de Zúrich. El recinto tiene una capacidad de 30.000 localidades y para la reunión, que se celebra a finales de agosto –este año fue el día 30–, se agotan todas las entradas meses antes. En la cita suiza, perteneciente a la Diamond League, estaban algunos de los que fueron grandes protagonistas sobre el tartán olímpico de Stratford, como David Rudisha y la pareja de la velocidad jamaicana. Aquella tarde compitieron hasta 15 campeones olímpicos de Londres. La reunión suiza no deparó grandes marcas: la pista mojada y la adversa climatología impidieron ver registros para la historia, aunque los tiempos establecidos por Blake y Bolt, en 100 y 200 respectivamente, se convirtieron en récord del mitin. Rudisha, que buscaba rebajar su propia plusmarca mundial, ni siquiera pudo ganar la carrera de 800.

En Berlín, el primer domingo de septiembre, 54.000 espectadores se congregaron en el estadio Olímpico de la capital germana para seguir una reunión que pertenece al circuito de segundo nivel de la IAAF. En la cita berlinesa destacaron las victorias de dos recientes campeones olímpicos: el estadounidense Merritt en 110 metros vallas –que ya merodeaba el récord mundial de Dayron Robles que terminó pulverizando días después–, y el dominicano Félix Sánchez en 400. Hubo participación española, terminando Frank Casañas quinto en lanzamiento de disco.

La penúltima de las 14 pruebas que forman el World Challenge se celebró en Zagreb, el 4 de septiembre, en el parque deportivo Mladost de la capital croata. Destacó la actuación de algunos campeones olímpicos: el argelino Taoufik Makhloufi ganó el 1.500, la estadounidense Allyson Felix obtuvo el triunfo en la prueba de 200 metros, y la croata Sandra Perkovic se impuso en el lanzamiento de disco. El último mitin del World Challenge tuvo lugar el domingo 9 en la localidad italiana de Rieti, con una reunión poco multitudinaria, donde sobresalió la victoria en los 100 metros del francés Christophe Lemaitre.

Antes, el viernes 7, había terminado la Diamond League con el último mitin. El estadio Rey Balduino, con capacidad para algo más de 50.000 personas también se llenó para ver esta jornada. El tartán de Bruselas, propicio para las carreras de velocidad por la suavidad de sus curvas, vio las últimas carreras en las que participaron las dos superestrellas jamaicanas que volvieron a no coincidir en la misma prueba. Optaron por cambiar las distancias elegidas respecto a las citas de Lausana y Zúrich: Bolt corrió el hectómetro y Blake pasó a los 200. El gran protagonista, sin embargo, fue Merritt, que batió el récord mundial de los 110 metros vallas con un registro de 12.80. En un alarde de potencia y de técnica para sortear los obstáculos, el estadounidense pulverizó el anterior registro –12.87–, al que se había acercado varias veces esta temporada; hasta 13 veces bajó Merritt de los 13 segundos en el 2012. El español Ángel Mullera realizó una sensacional actuación en los 3.000 metros obstáculos, finalizando en séptimo lugar una carrera acelerada con liebres y repleta de rápidos corredores keniatas. El atleta catalán, envuelto en la polémica los pasados Juegos, realizó su mejor marca de la temporada.

El arraigo de este deporte en Europa permanece ligado a un factor de cultura polideportiva, a un ritual que invita al público a participar en su reunión de atletismo, el evento que congrega a las mejores figuras internacionales y que se convierte, todos los veranos, en uno de los acontecimientos deportivos más importantes del año. El alto precio de las entradas de los mejores mítines no supone traba alguna para que se agoten en minutos. Para muchos aficionados una reunión atlética es una cita ineludible, un posible diálogo con la historia del deporte, la posibilidad de contemplar hitos y hazañas memorables.

España permanece ajena a esta pasión. El decrépito estado del atletismo, con pésimos resultados y carencia de figuras representativas, tampoco ayuda a que crezca la afición entre muchas capas de la sociedad. El calendario de competiciones que se celebran en territorio español sí incluye algunas pruebas de renombre. Sirvan como muestra los recientes campeonatos nacionales celebrados en Pamplona o el mitin internacional de Madrid, perteneciente al IAAF World Challenge y que se celebró en julio. En la competición que servía dirimir los mejores atletas españoles de cada disciplina atlética no se cobró precio alguno por la entrada; en la única prueba de cierto nivel internacional que sobrevive y que sirvió de clasificatorio para los Juegos, no hubo en el estadio de Vallehermoso más de 2.000 personas.

Fotografía: Frank Zehnder

Dejar respuesta