La paradoja sonora de Vinodelfin

0
479

Existen múltiples paradojas en el devenir de Vinodelfin, singularidades formales y orgánicas que hacen de este grupo algo especial en el espectro musical del estado español. Su segundo trabajo discográfico, Seres únicos, fue publicado el pasado año culminando un arduo viaje de ida y vuelta que les llevó de la escena independiente catalana a una multinacional discográfica, para volver poco después a recalar en un contexto que combina el mundo comercial y lo ‘indie’, aunque ahora lo hagan de una forma mucho más agraciada.

Hay algo ilustre en este quinteto barcelonés, una señal que atrapa desde el primer instante en que suenan las melodías de su música pop rock contemporánea. Se trata de un rico mosaico armonioso en el que confluyen elegantes influencias, expuestas sin complejos en cada nota sonora, con una personalidad propia muy definida que roza la concepción clásica y poética más dandi. Toda una metáfora que los define sin indagar en etiquetas especializadas o en etéreas comparaciones.

La esencia está compuesta por Marcos Andrés -voz y guitarra- en su querencia por la música tradicional del sur, Fluren Ferrer -teclados- que en su estudio-laboratorio comparte con muchas bandas amigas, como Elefantes o Love of Lesbian, nuevas posibilidades dentro del pop rock; Pablo al bajo y Mati a la batería abren otra amplia paleta musical, mientras que el guitarrista Alberto González indaga en la actual música británica.

Su línea vital comienza en el año 2006, cuando estos cinco músicos de Barcelona deciden formar un grupo y ofrecer conciertos por pura devoción a la música pop. En poco tiempo consiguieron conquistar a la productora Blind Records, con la que publicaron en 2007 su álbum debut, Perfecto en la locura, que destila influencias del pop británico y la escena rock argentina ochentera para dar origen a un pop inteligente y poliédrico con canciones sensitivas en las que se mezclan aristocráticas guitarras, pop underground y atmósferas preciosistas. Todo ello acompañado por una voz muy particular que evoca sonidos aflamencados en sus armonías vocales que entonan letras de épica romántica.

El éxito de temas como “Perfecto en la locura”, “Dónde irán” o “Ser”, les llevó a fichar con la multinacional discográfica Warner Music Spain a principios de 2008, poniendo a la venta una nueva edición de su primer disco. Se abría así la posibilidad de dar mayor difusión a su música y lanzar su carrera hasta cotas mucho más comerciales. Se publicó algún tema nuevo, se escucharon con más fuerza sus singles y se realizaron nuevos videoclips. Poco después comenzaron una gira por todo el territorio nacional en la que lidiaron por igual en salas acústicas y grandes recintos, incluso teloneando a consagradas bandas como El Canto del Loco.

Pero el idilio entre Vinodelfín y la Warner resultó efímero, finalizó cuando el pasado año se publicaba su segundo álbum, Seres únicos. Es entonces cuando los barceloneses deciden romper el contrato con la multinacional ante su falta de predisposición para empujar el nuevo proyecto. Su segundo largo por fin se ponía a la venta en septiembre de la mano del pequeño sello catalán editArte y distribuido por Karonte, la plataforma discográfica de grupoArte, para dar salida a su trabajo más sofisticado y equilibrado hasta el momento.

Intensos poemas de lujoso pop melódico en castellano componen este último ejercicio de estilo en el que la banda consigue emocionar con once grandes canciones que enlazan de forma exquisita multitud de influencias, desde el tradicional rock andaluz, pasando por las novedosas resonancias del britpop anglosajón, hasta las atmósferas sofisticadas de sonidos ancestrales.

Seres únicos adquiere una textura armónica esencial y reflexiva con temas como “Reconocer”, un medio tiempo de penetrante melodía y letra poderosa, junto a “Caballo soy”, “Mariposas” y “Habrá salida”, que presentan una literatura rítmica para oídos expertos. Delicados arreglos y dinámicos ritmos característicos se alternan con ambientes más recogidos como en “Amaros” o “Nieve”. Todo un cancionero repleto de libertad optimista, desesperación y melancolía.

Vinodelfín – Caballo soy
[myspace]http://vids.myspace.com/index.cfm?fuseaction=vids.individual&videoid=57970348[/myspace]

Vinodelfín – Habrá salida
[myspace]http://vids.myspace.com/index.cfm?fuseaction=vids.individual&videoid=57258929[/myspace]

Más información Vinodelfin:

Próximos conciertos:

  • 18 de junio – Sala Woody (Come On! Indiefestival) – Valencia.
  • 26 de junio – Sala Apolo 2 – Barcelona.
  • 2 de julio – Sala Bikini – Barcelona.
  • 9 de julio – Sala Be Cool (Come On! Indiefestival) – Barcelona.
  • 29 de julio – Arenal Sound Festival – Burriana (Castellón).

Textos:
Óliver Yuste.
Fotografías cedidas por grupoArte

Compartir
Artículo anteriorLa Huella Digital está presente en las redes sociales
Artículo siguiente“Cambiar el mundo sin tomar el poder”

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

Dejar respuesta