La papilla de Matías

0
168

Elementos para la papillaMediodía del verano,
redondez
en su risa, sencillez
en sus manos.
No sabe del castellano,
pero grita,
me despierta y me limita
a su son,
yo vibro en su corazón
de visita.

De paso, sí, en este mundo,
dibujado
como mi rostro mojado,
vagabundo.
Me grita, es un ser rotundo:
ya siente hambre.
Me engríe, con un enjambre
de caricias.
Mientras veo las noticias:
un calambre.

Luego, la boda del día:
apio, huevo,
papa y zapallo (relevo
de alegría).
Se baten. Qué algarabía
de sabores
sin sal, ¡pero con colores!
¡Zanahoria!
Asiste al final su gloria
bien de amores.

La mezcla invade cocinas
con deleite,
su suavidad sin aceite
nos domina.
Cuánto festín sin doctrina,
ni derecho.
Con el babero en el pecho
y sentados,
todos están preparados:
¡buen provecho!

Matías come, lozano,
se divierte
mientras el sol, nos advierte,
del verano.
Abre despacio las manos,
su sonrisa
se extiende a la luz, de prisa,
tan feliz
que me ensucio, por desliz,
la camisa.

Fuente de la imagen: Décimas Cosas

Dejar respuesta