"La otra tregua": un video oportuno y necesario

0
447

“He autorizado contactos con el movimiento vasco de liberación” anunciaba José María Aznar el 4 de noviembre de 1998, con gesto serio y pensativo. Entre “vasco” y “liberación”, el entonces Presidente del Gobierno emitía una pausa como si se arrepintiera de lo que estaba a punto de decir. Como si le costase decirlo. Estaba llamando a una organización terrorista que había estado matando en España durante más de 40 años, “movimiento vasco de liberación”. Ni el mismo se creía lo que estaba pronunciando para intentar conseguir la paz.  En ese mismo instante sabía que esas palabras serían recordadas más adelante. Durante todo el proceso de paz, que duró más de 400 días, ni los partidos políticos de la oposición ni siquiera la prensa que no es afín al PP, es decir, El País, emitieron tan sólo un atisbo de crítica hacia esas palabras.

Con ellas empieza el vídeo del Partido Socialista, “La otra tregua: lo que algunos quieren olvidar”. “Más vale tarde que nunca”, han debido pensar los dirigentes del partido del Gobierno. “Ya era hora” lo habrán pensado la mayoría de militantes y simpatizantes. Un vídeo de 18 minutos de duración que muestra un doble rasero de actuación de esta derecha nuestra, tan recalcitrante e hipócrita que tenemos. Una forma de actuar en el Gobierno y otra en la oposición. “Solo busco la paz, nada más que la paz, y solo la paz”, decía Aznar, como si estuviera jurando, y nadie se lo echó en cara. Prueba de ello es que las siguientes elecciones generales las ganó por mayoría absoluta. El Partido Popular en la oposición ha basado su estrategia en la crispación continua y le da igual entorpecer un proceso en el que están esperanzados la mayoría de españoles. El PP, representando a 10 millones de personas, sabe que sin él, el proceso de paz va a salir mal.

Pero sigamos recordando la historia. Para buscar esa paz tan anhelada, Aznar llevó a 135 presos al País Vasco y a todos los terroristas que estaban fuera de la península los acercó. “El gobierno incorporará una nueva orientación de la política penitenciaria consensuada, flexible y dinámica que acompañe en el aseguramiento de los avances de la paz”. Efectivamente esa política fue pautada con el principal partido de la oposición, el Partido Socialista. El actual Gobierno no ha recibido ni tan siquiera un solo apoyo para empezar el diálogo tan necesario para acabar con este conflicto.

También con mucha frialdad y mucho miedo el ex Presidente pronunció “por la paz y por los derechos, no nos cerraremos, sino que al contrario nos abrimos a la esperanza, al perdón y a la generosidad”, a lo que añadió el entonces y todavía Presidente de Navarra, Miguel Sanz: “En esa generosidad Navarra va a estar”. Por todos son conocidas las críticas continuas del navarro a la política actual de José Luís Rodríguez Zapatero. Ahora que están en la oposición ni hay paz, ni derechos y mucho menos perdón y generosidad.

Pero no sólo Aznar hizo declaraciones de las cuáles se podría arrepentir. El Gobierno al completo, incluido el actual jefe de la oposición, Mariano Rajoy , ministro de Administraciones Públicas durante la tregua o el Presidente del PP en Cataluña, Josep Piqué. Ambos hicieron declaraciones a favor de la negociación y del diálogo con la banda. También, el entonces ministro del Interior, y núcleo duro de la lucha antiterrorista, Jaime Mayor Oreja, dijo: “Estamos dispuestos a dialogar, a flexibilizar la política parlamentaria, y estudiar una reinserción de los miembros de ETA, a hacer lo que sea necesario, sin exigencias previas, sin negociar la entrega de armas, pero la paz depende de ellos”. Estas palabras serían inverosímiles en cualquier miembro del Partido Popular y mucho menos en el actual eurodiputado, y sobrino de Marcelino Oreja. Claro que mucho menos sentido tienen las palabras pronunciadas por un hombre de confianza de José María Aznar, y uno de los tres miembros del equipo que se entrevistó con ETA, Martí Fluxá, que dijo lo siguiente: “La petición de abandono de las armas a los terroristas es absurdo”. Yo me pregunto, ¿Qué se le puede pedir a los terroristas si no otra cosa que dejen las armas, o por lo menos intentarlo?. Sigamos descubriendo el pastel.

Quizás las palabras más descabelladas por intentar conseguir la paz, y para suplicar una tregua fueron las de Miguel Ángel Rodríguez, portavoz del Gobierno por aquellos tiempos. Justo el pasado miércoles 29, la viuda de Gregorio Ordoñez decía con claridad tajante que en “el País Vasco debe haber vencedores y vencidos”. Pues bien, nuestro amigo MAR, dijo que “no debe haber vencedores ni vencidos”, antes incluso de que la tregua llegase. En la cadena de los obispos hemos podido oír como lo negaba. “Me estaba refiriendo a un partido de fútbol”, dijo.

Durante la tregua del 98, el Gobierno acercó 135 presos y excarceló a 200 etarras. En el País Vasco hubo más de 1000 actos de violencia callejera.ETA robó 5000 detonadores y 8 toneladas de explosivos y regresaron más de 300 hombres de la banda que vivían en el extranjero. Mientras, el Gobierno seguía dialogando y negociando con ETA y Batasuna para conseguir la paz. El chantaje a empresarios vascos y navarros continuaba y el impuesto revolucionario seguía. El Gobierno no paralizó el proceso, la oposición no lo pidió y la prensa tampoco, ya que el presidente la había pedido discreción y lealtad. Una discreción y lealtad que la prensa se tomó al pie de la letra.

Véase como ejemplo una entrevista que el ex presidente del Gobierno concedió a El Mundo. Aznar dijo en la entrevista: “Estoy dispuesto a ser generoso si es necesario, a ser comprensivo, si eso ayuda al final del terrorismo. Eso es lo que tiene que entender todo el mundo, no es un camino sencillo”. Al día siguiente en un editorial, el mismo periódico defendía la valentía política del ex presidente. ¡Como han cambiado las cosas! Ahora Zapatero no es valiente, simplemente se rinde ante la organización terrorista. Pero claro, qué se puede esperar de un director que se reunió con la mismísima cúpula etarra en 1988, se bajó los pantalones ante los terroristas, les dio la razón, y luego encima vendió le entrevista como una exclusiva. Es el mismo periodista que pidió que los tanques salieran a la calle para acabar con ETA durante la época de Felipe González. En fin… hay tantas cosas que explicar que darían para otro artículo…

Para el que quiera leerla, lo puede hacer en Diario 16 el día 14 de Diciembre de 1988. Tuvo la valentía de publicar su gran exclusiva el mismo día que se celebraba en España una histórica Huelga General.

Ahora, según El Mundo, Zapatero ha conseguido que el Estado de Derecho se rinda ante ETA, ha acabado con la ley de partidos, ha dividido a un país, y lo que es más divertido de todo, ha cedido mucho más que Aznar ante ETA.

Y todo esto sin que se haya cedido nada. Prueba de ello son las últimas detenciones en Francia de tres miembros de la banda, entre ellos el responsable de la logística etarra. El Gobierno claramente no ha bajado la guardia. Precisamente ha sido en esta legislatura cuando se han arrestado más terroristas que en ninguna otra y donde se ha realizado una de operaciones más importantes contra ETA desde 1992.

Como todos sabemos la tregua del 98 acabó mal. Lo lamentamos todos. Oposición y prensa echaron la culpa del fracaso a ETA. El vídeo demuestra la mezquindad de los que nos gobernaron antes, y los que se encuentran en la oposición ahora. Todavía no se han enterado. Este vídeo no critica su actuación cuando gobernaban, sino critican la actuación de ahora. Su doble moral. Palabras como “proceso”, “diálogo” o “negociación” han sido borradas del vocabulario “popular”, nunca mejor dicho. El vídeo es ante todo, legítima defensa. Además sirve para recordar un capítulo que algunos querían borrar de los libros de historia. Para algunos ha llegado tarde, pero era necesario.

Fuentes de las Fotografías:
www.asueldodemoscu.net
www.cosasderanas.com
www.blogs.20minutos.es

1 Comentario

Dejar respuesta