La otra cara del dopaje

0
210

Ciclistas inocentes sin equipo, disputas entre organismos deportivos y la credibilidad del ciclismo muy deteriorada… Esta es la herencia de la Operación Puerto, la mayor cruzada contra el dopaje de la Historia.

La Operación Puerto, llevada a cabo en febrero de 2006, ha destapado el mayor caso de dopaje de la Historia. Han sido inhabilitados y sancionados muchos de los culpables pero también, dos años después, son  muchos los que siguen pagando las consecuencias por ser acusados de manera injusta. Este es el caso de Óscar Sevilla, ex-corredor de Kelme y Phonak que, a sus 31 años, afronta un futuro incierto por la desaparición de su equipo, el Relax GAM Fuenlabrada, y su aparición en el sumario de la citada Operación Puerto.

“Todos los que aparecimos en la Operación Puerto tenemos una horca que poco a poco nos va asfixiando”. Así resume Óscar Sevilla la situación de aquellos corredores que fueron declarados inocentes en la investigación contra el dopaje pero que, aún así, sienten el rechazo de equipos y patrocinadores que no quieren verse cubiertos por la sombra de la sospecha.

Algunos de estos corredores, caso del colombiano Santiago Botero, decidieron retirarse tras aparecer publicado su nombre en el sumario; otros, como Óscar Sevilla, continuaron con su vida profesional en la medida en que la UCI (Unión Ciclista Internacional) les permitió hacerlo. Óscar Sevilla resumía así la pasada temporada: “No he podido correr ninguna de las grandes citas y es algo frustrante, sin embargo, en aquellas que he podido correr he tenido buenos resultados pero no sé si podré aguantar mucho más así”.

Y es que la pesadilla para Óscar Sevilla y otros corredores, como Joseba Beloki o Francisco Mancebo, empezó en febrero de 2006, cuando la Guardia Civil descubrió un laboratorio donde se practicaba dopaje sanguíneo a deportistas de élite.

Pronto se declaró la política de “tolerancia cero” contra los delitos de dopaje desde todos los organismos relacionados con el deporte; comenzaría aquí una “limpieza” de las grandes citas (Tour, Giro y Vuelta) que expulsaron a equipos y corredores por el mero hecho de figurar en las listas de la Operación Puerto.

Grandes nombres como Jan Ullrich, Roberto Heras o Floyd Landis perdieron sus títulos por efecto del EPO, una de las sustancias dopante más comunes, pero esto es sólo la punta del iceberg de un proceso que ha afectado a todos los estamentos del deporte y, en especial, a los del ciclismo.

“Si se sigue en esta línea terminaremos por cargarnos el ciclismo, no se puede arremeter contra todo y contra todos” afirma Óscar Sevilla. Esta es la opinión de muchos profesionales y aficionados ya que, desde que comenzó la investigación, ha sido continua la salida de patrocinadores como Liberty, o la recientemente anunciada de T-Mobile, y el descenso del número de seguidores en las grandes citas, lo que pone en serio peligro el futuro del ciclismo profesional.

Un ejemplo de los problemas que se les plantean a los ciclistas cuyo nombre aparece en el sumario es el caso de Alejandro Valverde y el Mundial de Stuttgart . En dicho caso, la UCI prohibió al ciclista murciano participar con el combinado español en el mundial de ciclismo celebrado en Alemania. La Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) entró a la disputa en defensa del español. El caso fue llevado a los tribunales que, finalmente, fallaron a favor de Valverde, quién pudo disputar el mundial a pesar del desacuerdo de la UCI.

El seleccionador español ya declaró durante la última edición de la Vuelta a España la postura de la RFEC, Francisco Antequera dijo: “Alejandro [Valverde] estará en el mundial pase lo que pase y diga lo que diga la UCI”, lo que muestra la disconformidad de muchas de las federaciones nacionales con la llamada “caza de brujas” que inició la UCI a raíz de la Operación Puerto.

Pero no sólo los ciclistas y sus equipos son los afectados; los grandes eventos del ciclismo han sufrido la fuga de patrocinadores y la ausencia de las figuras de este deporte en los últimos años.

Las tres principales carreras han vivido casos significativos de dopaje que, poco a poco, han ido mermando la credibilidad del ciclismo y que, al mismo tiempo, han extendido la sospecha a otros deportes como el atletismo, con el sonado caso de Marion Jones o el omnipresente fútbol, con el caso del jugador del Athletic de Bilbao, Gurpegui, cuyo caso, a día de hoy, no tiene sentencia definitiva.

Entre los casos más significativos del ciclismo encontramos el del ganador del Tour de Francia del año 1997, Jan Ullrich, implicado en la Operación Puerto. Posteriormente,  saldrían a la luz los casos de Floyd Landis, desposeído del Tour del 2006 en favor de Óscar Pereiro y del danés Rasmussen, expulsado de la carrera de 2007 cuando lideraba la prueba que, finalmente, se llevó el español Alberto Contador.

El Giro de Italia también vivió casos de dopaje como el de Ivan Basso que, a pesar de los éxitos italianos, hicieron descender la popularidad de este deporte.

España tampoco se ha librado de la sombra del dopaje y de las condenas; Roberto Heras, ganador de la Vuelta a España en 2000, 2003, 2004 y 2005, era desposeído de su último triunfo y sancionado a dos años de inhabilitación, los cuales pusieron fin a su carrera deportiva.

Sin embargo, no todo son malas noticias en el ciclismo actual, a pesar de los muchos ciclistas que no han conseguido reparar el daño sufrido por la Operación Puerto, los casos de dopaje han caído de manera considerable. En la última Vuelta a España, tan solo hubo un  caso de dopaje y ninguno de los favoritos fue expulsado por esta causa. Lo que debería ser lógico se convierte en una noticia positiva dadas las circunstancias.

Víctor Cordero, Director General de la Vuelta a España hablaba así antes de comenzar la ronda española: “No podemos permitir ningún caso de dopaje, desde la organización y la federación se está intentando eliminar está lacra de este deporte aunque en un mes sabremos si lo hemos logrado”.

Los resultados fueron positivos a lo largo de la competición. Respecto a la ausencia de nombres tan importantes como Alberto Contador, Óscar Sevilla o Francisco Mancebo, Cordero afirmaba: “La Operación Puerto ha sido buena para el ciclismo, por desgracia se ha llevado por delante a muchos que sólo estaban en el lugar equivocado”. Respecto al futuro de la ronda española y de estos ciclistas, Cordero se mostraba confiado: “El año que viene tendremos a los mejores en Granada [punto de inicio de la Vuelta 2008], estoy seguro de que recuperaremos la sana competición”.

Parece que comienza a vislumbrarse la luz al final del túnel, aún son muchos los casos de dopaje que, semana tras semana, vas siendo descubiertos. Sin embargo, el lograr que el ciclismo, al igual que el resto de deportes, esté limpio de sustancias dopantes está más cerca, pero hay que seguir trabajando de manera rigurosa para alcanzar el llamado “Dopaje cero”.

El público en general lo agradecerá, los patrocinadores, probablemente, volverán a apoyar este deporte y el ciclismo renacerá de sus cenizas si se continúa la fina tendencia alcista que ha marcado la última Vuelta a España.

Habrá muchos que no estén en las próximas rondas, como es el caso de Óscar Sevilla quien, respecto a su futuro, decía: “No descarto lograr equipo antes de marzo [fecha de inicio de la temporada], de no ser así, me pasaré a otras modalidades como la mountain bike. Tengo demasiada energía para quedarme en casa sentado”.

Muchos de los que, como Óscar Sevilla, se ven abocados al abandono del ciclismo, tienen un mismo pensamiento, que ya manifestó el ciclista manchego en una entrevista al diario “El País”: “No quiero abandonar, no quiero dar el gusto a aquellos que quieren que desaparezcamos del mapa. Seguiré luchando hasta que las fuerzas digan basta”.

1 Comentario

  1. Hay que limpiar el ciclismo de tramposos si queremos que vuelva a ser lo que era. Si el nombre de Oscar Sevilla estaba en la Operación Puerto, es por algo,asi que me parece perfecto que los grandes equipos dejen de lado a estos cliclistas,que jugaron con fuego y se quemaron. Si no queria abandonar el cliclismo que hubiese jugado limpio

Dejar respuesta