La nueva reforma fiscal perjudicaría a las rentas más bajas

0
85

El comité de nueve expertos consultado por el ministerio de Hacienda y capitaneado por Manuel Lagares ya ha entregado al Gobierno un informe que contiene 444 páginas donde se plantean 270 cambios tributarios dentro de 125 propuestas para llevar a cabo próximamente una reforma fiscal.

 

Manuel Lagares. Fotografía ministerio de Hacienda

Las propuestas han causado un gran revuelo en determinados sectores ya que se considera que hay unos claros perdedores y unos ganadores. No obstante, para el presidente del comité de expertos el informe es “sencillo, suficiente, orientado al crecimiento” y que “protege a las familias y a la unidad de mercado”.

La ministra, quizás, augurando ya las futuras críticas hacia el Ejecutivo, se apresuró a aclarar en el pasado Consejo de Ministros que “no estamos ante un proyecto del Gobierno” sino que es una propuesta que “sirve de base a un trabajo posterior”.

Los que saldrían más beneficiados, si finalmente se acata el informe tal cual, serían los más ricos y los que menos, los más pobres. Las rentas más bajas perderían ya que no saldrían beneficiados por la rebaja del IRPF y además tendrían que asumir el aumento de los precios ya que el IVA subiría del 10% al 21% en determinados productos. Sin embargo, el ‘estatus’ de las rentas medias no queda muy claro porque su situación podría variar entre unos y otros. Se estima que este grupo tribute entre un mínimo del 20% y un máximo de 40% del IRPF.

Por su parte, las rentas más altas resultarían los grandes beneficiadas si se tiene en cuenta que su IRPF nunca podrá superar el 50%, lo que supone una disminución respecto al actual gravamen que está en 52% para bases imponibles superiores a 300.000 euros, llegando incluso a estar seis puntos por encima en algunas comunidades autónomas como Cataluña.

Otra propuesta, en lo que a ahorros se refiere, es la de imponer un único tipo del 20% Actualmente el gravamen progresivo está siete puntos por encima. Por tanto, los ricos vuelven a ganar en este sentido ya que son los que más pueden ahorrar.

En el impuesto sobre sociedades se propone que el tipo impositivo baje en una primera fase hasta el 25% y, después, se reduzca hasta el 20%, algo que vendría acompañado de la eliminación de los tipos deducidos, algo de lo que ya hacen uso una gran cantidad de sociedades.

En resumen, también se propone una rebaja de las cotizaciones de la Seguridad Social, cambios en los planes de pensiones reduciendo los importes máximos, recuperar la Ley Beckam para aquel contribuyente que llegue a España con un contrato de trabajo tributara en el IRPF como no residente; la eliminación del impuesto sobre el patrimonio y un larga lista de novedades que se podrían conocer en los próximos meses.

 

Dejar respuesta