La novela de Brun se forja a ‘Fuego, hierro y sangre’

0
320

Fuego, hierro y sangre de Theodore Brun llega a nuestras librerías de la mano de Ediciones B. Una novela histórica inspirada en los pueblos escandinavos del siglo XIII, en la cual, el Ragnarök, los dioses nórdicos o las leyendas ancestrales se alzarán como telón de fondo en un mundo en el que el honor, la lealtad y los juramentos se constituyen como los pilares fundamentales de la sociedad. Así pues, con fuego, hierro y sangre se forjará “El pasado, inalterable. El futuro, inexorable. La consecuencia de cada acto, ineludibles”.

La novela de Brun nos lleva hasta el mundo mágico de los pueblos escandinavos de la Edad Media. El relato se centra en la historia de un joven príncipe que se encontraba en vías de tenerlo todo: un amor correspondido, un reino, destreza en la lucha y un pueblo al que servir… Sin embargo, el destino, que le ha sido trazado y que se encuentra escrito en el Árbol del Mundo, es muy diferente a lo que su padre le había augurado. Los juramentos, los secretos y las mentiras alimentarán al sino que el protagonista lleva marcado. Los susurros del Ragnarök se entremezclan con las voces de las viejas historias de magia y Dioses, ¿acaso se acerca la tragedia? En todo caso, esto es solo el comienzo.

Fuego, hierro y sangre se alza como una novela con un ritmo trepidante, llena de cambios e intrigas que mantienen al lector enganchado desde la primera página, y que nos lleva hasta la mitología escandinava, reconstruyendo un mundo ficcional y real, puesto que el propio autor afirma que este libro “[…] no pretende ser una recreación de la historia”. Al final del libro podemos encontrar la “Nota histórica”, donde Brun aporta una pequeña explicación de las referencias culturales que aparecen a lo largo del texto; en ella, se muestra su formación como licenciado en Arqueología y su conocimiento de Historia.

Esta obra histórica, que nos trae Ediciones B, es adictiva y enigmática, cuya lectura únicamente puede saciar la intriga y curiosidad del lector. Fuego, hierro y sangre nos traslada a un mundo que nos parece lejano, mágico y fantasioso, que dista mucho de la mitología grecolatina que nos es tan cercana y propia. Ello hace que, en muchas ocasiones, pensemos que estamos ante una obra totalmente ficticia, lejana de toda esa base real que posee. Si os gusta las novelas épicas, llenas de mitos, esta es vuestra novela.

Dejar respuesta