La Noche de los Libros 2013 (IV): La biografía obsesionada de Ian Gibson

0
131

La Noche de los Libros de Madrid tuvo el placer de contar, entre muchos otros autores, con la presencia del biógrafo -como a él le gusta definirse- Ian Gibson. El escritor apareció en la librería Rafael Alberti abarrotada de expectantes lectores deseosos de escuchar cómo se produjeron sus primeros pasos en la literatura y algunas claves de las vidas de Lorca, Dalí y Buñuel.

la fotoNo tuvo ningún reparo en ponerse a charlar con el publico de las primeras filas mientras tomaba asiento y esperaba a que comenzase el evento. El tema de conversación fue el de todos los días: esta crisis que nos asfixia a todos, escritores y lectores, lo “difícil que está la cosa” y la tristeza que provoca la situación actual. Acto seguido el foco de análisis pasó a la literatura, y al privilegio que supone pertenecer y formar parte de ella. “Es un consuelo poder coger un libro. Lorca cuando abrió su biblioteca también dijo esto. Es tan fabuloso, que es una pena que haya gente que no conozca este placer”.

A Ian Gibson no le gusta que le clasifiquen como historiador. Estudió Filosofía y Letras y su pasión por el español llegó a través de Rubén Darío. Después llegó a su discípulo, Federico García Lorca, y en sus palabras, la vida “comenzó a tener un sentido que nunca antes había tenido”. Vino a España pensando que iba a hacer su tesis doctoral, llegó a un Madrid “lleno de grises” en el 57, y con esta puntualización toda la sala estalla en carcajadas. Después fue a Granada, y allí se sintió en la obligación moral de investigar el asesinato de Lorca. Una investigación que terminó siendo la primera monografía detallada sobre la represión franquista. “En vez de volver a Irlanda con una tesis, volví con el esbozo de un libro”, cuenta.

Y ahí surgió lo que hoy se ha convertido en su profesión. A la de Lorca se sumaron otras biografías como la de Luis Buñuel –de la que cuenta entre risas que le falló la financiación y tuvo que dedicarse a escribir la del cineasta de día y la de “Lorca y el mundo gay” de noche- y el excéntrico y surrealista Salvador Dalí. La decisión de escribir sobre éste último llegó con una entrevista que le concedió el artista en su Torre Galatea, en Figueras. “Me llamó Antonio Pitxot y me dijo: ‘El Maestro quiere verle. Si usted no viene hoy, mañana ya no querrá saber nada’”, relata Gibson, “en dos horas estaba allí y me habló durante una hora de su relación con Lorca”. Emocionado, Dalí también le contó varias anécdotas de esos años locos del Madrid del 20, sumido en la ‘dictablanda’ de Primo de Rivera, en el que las tertulias interminables iban de Sol a Cibeles.

La relación entre Dalí y su padre -importantísimo notario de Figueras-, el trío calavera formado por Buñuel, Dalí y Lorca, la aparición de Gala en la vida del loco Salvador… fueron algunos de los puntos que abordó el irlandés, nacionalizado español desde 1984. Un fascinante letrista, investigador, y documentado autor que regaló, durante una hora, algunos de sus tesoros biográficos para todo aquel que hubiese podido hacerse hueco en la repleta Rafael Alberti.

Fotografía: Manuela Medina, imagen: laopiniondemalaga.es

Dejar respuesta