La noche de Celda 211

0
193

Una vez más nuestro cine se ha vestido de gala para la que es su noche más especial: la noche de los Goya. Noche que ha sido también la de Celda 211 que al final ha cumplido con casi todos los pronósticos alzándose como la gran triunfadora de la ceremonia con ochos estatuillas entre las cuales han estado las de mejor película, director para Daniel Monzón, guión adaptado y mejor actor para Luís Tosar. Por contra, la decepción ha sido para la que fuera nuestra candidata a los Oscar de Hollywood, El baile de la victoria. Alejandro Amenábar y su Ágora se van con los Goyas técnicos y guión original como premio de consolación.
Los Goya de este año han estado plagados de novedades. La primera y más importante es la ausencia de publicidad, lo que unido al buen hacer de su presentador han hecho de esta, una gala mucho más entretenida que ediciones pasadas.

Buenafuente desde el primer momento ha sabido ganarse al público presente y a los televidentes derrochando humor y complicidad con los profesionales del cine. Esta ha sido, además, la primera ceremonia de Alex de la Iglesia como presidente de la Academia, quien aparte de entregar el Goya honorífico a Antonio Mercero, ha logrado hacer partícipe a Pedro Almodóvar de la fiesta del cine español consiguiendo que acudiera a dar el premio a la mejor película. Discutible en su momento su elección como presidente (cabe recordar que tampoco hubo más candidaturas), lo cierto es que no lo está haciendo nada mal. Eso sí, como pega – aparte de las ausencias de Rachel Weisz, Ricardo Darín o Juan José Campanella -, lo que no puede ser es que siempre sean los mismos los que entreguen los galardones, por no mencionar la aparición de Pocoyó para entregar el premio a la mejor película de animación (Planet 51)… el acierto de los realizadores mostró a algunos asistentes como Carlos Bardem hastiados ante ese espectáculo.

Lo dicho, Buenafuente fue un magnífico maestro de ceremonias, cada aparición despertaba las risas de los asistentes y daba un nuevo ritmo a la gala. Se presentó con un vídeo en el que contó con la colaboración de actores y directores como Carmen Machi, Antonio Resines o Fernando Trueba en el que relataba sus esfuerzos por llegar a tiempo al Palacio de Congresos para presentar el programa. Acabó con el traje empapado, cámara en mano hizo un casting en directo para una película, bailó con Rosa María Sardá y despidió la noche recibiendo un disparo y cantando a Serrat. Como para aburrirse.

La gran vencedora de la noche fue Celda 211. Daniel Monzón puede estar satisfecho ya que se ha llevado los galardones a mejor película y director. Además del guión adaptado junto a Jorge Guerricaecheverría y los premios para los actores Luís Tosar, Marta Etura y Alberto Ammann. Sonido y montaje completan los ocho Goyas. Para Tosar se trata de su tercer reconocimiento, era el hombre a batir y no hubo sorpresa. Mal debió quedarse Jordi Mollà, quie suma con esta su quinta candidatura y se volvía a quedar con la miel en los labios.

Los otros premios actorales fueron para Raúl Arévalo por Gordos, Soledad Villamil por El secreto de sus ojos (actor y actriz revelación respectivamente) y Lola Dueñas, cuyo nombre figuraba como la gran favorita.

Ágora de Alejandro Amenábar era la otra gran protagonista antes del comienzo de la gala y así ha sido, aunque más bien por la sensación de derrota a pesar de los siete premios recibidos. A Amenábar se le vio bastante serio todo el tiempo. Incluso, cuando recogió el Goya al mejor guión original fue muy breve en su discurso. Tal vez sabía que esta no iba a ser su gran velada. Y es que Ágora parece haber sido la gran incomprendida este año. Ya no pudo participar en la carrera de los Oscar por estar rodada en inglés y gran parte de la crítica y del público no supieron comprender las intenciones del realizador, tildando de demasiado fría su propuesta. Así pues, aparte del guión, los seis restantes Goyas a los aspectos técnicos (incluyendo la dirección de fotografía) quedan como un premio menor, casi de consolación.

Sin embargo, la que puede considerarse la decepción de la noche es la de El baile de la victoria de Fernando Trueba. Aún hoy muchos siguen sin entender el porqué de su elección como candidata española para los Oscar, y lo sucedido en la noche de los Goya les da un argumento más: nueve candidaturas – cero premios. Otras de las cintas que se fueron de vacío, o casi: Gordos, El cónsul de Sodoma y Los abrazos rotos.

Tras la entrega de varios premios con poco interés debido a que no hubo sorpresas como el de mejor película hispanoamericana para la argentina El secreto de sus ojos (que al ser coproducción también optaba a mejor película) llegó el gran momento de la noche y que lamentablemente restó cierto protagonismo a la celebración que estaba habiendo en favor de Celda 211. Fue decir su nombre y las ovaciones inundaron el recinto. Pedro Almodóvar había estado escondido toda la gala para dar la sorpresa final y entregar el galardón a la mejor película del año. La insistencia de Álex de la Iglesia le convenció para acudir a la celebración de la XXIV Gala de los Goya y muy presumiblemente a firmar su reconciliación con la Academia. El presidente además, dio un discurso muy coherente y plagado de buenas intenciones para todos los profesionales del gremio, felicitando el buen año del cine español y abogando por seguir una senda de humildad y el trabajo para lograr un cine de mayor calidad en el que quepan tanto las grandes como las pequeñas películas.

Lista de galardones

  • Mejor película
    Celda 211
    , de Daniel Monzón
  • Mejor dirección
    Daniel Monzón, por
    Celda 211
  • Mejor dirección novel
    Mar Coll, por
    Tres días con la familia
  • Mejor dirección de producción
    José Luís Escolar, por
    Ágora
  • Mejor dirección artística
    Guy Hendrix Dyas, por
    Ágora
  • Mejor guión original
    Mateo Gil y Alejandro Amenábar, por
    Ágora
  • Mejor guión adaptado
    Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarria, por
    Celda 211
  • Mejor actor protagonista
    Luís Tosar, por
    Celda 211
  • Mejor actor de reparto
    Raúl Arévalo, por Gordos
  • Mejor actor revelación
    Alberto Ammann, por Celda 211
  • Mejor actriz protagonista
    Lola Dueñas, por
    Yo, también
  • Mejor actriz de reparto
    Marta Etura, por Celda 211
  • Mejor actriz revelación
    Soledad Villamil, por El secreto de sus ojos
  • Mejor fotografía
    Xavi Giménez, por Ágora
  • Mejor sonido
    Sergio Burmann, Jaime Fernández y Carlos Farauolo, por Celda 211
  • Mejor música original
    Alberto Iglesias, por
    Los abrazos rotos
  • Mejor canción original
    Yo, también, por
    Yo, también de Milkyway
  • Mejor diseño de vestuario
    Gabriella Pescucci, por
    Ágora
  • Mejor maquillaje y peluquería
    Jan Sevell, Susan Suzann y Stokes-Muntón, por
    Ágora
  • Mejores efectos especiales
    Cris Reynolds y Félix Bergés, por
    Ágora
  • Mejor montaje
    Mapa Pastor, por
    Celda 211
  • Mejor película de animación
    Planet 51
    , de Jorge Blanco y Javier Abad
  • Mejor película documental
    Garbo, el hombre que salvó el mundo
    , de Edmon Roch
  • Mejor película hispanoamericana
    El secreto de sus ojos
    , de Juan José Campanella
  • Mejor película europea
    Slumdog Millionare
    , de Danny Boyle
  • Mejor cortometraje de animación
    La dama y la muerte
    , de Javier Recio
  • Mejor cortometraje de ficción
    Dime que yo
    , de Mateo Gil
  • Mejor cortometraje documental
    Flores de Ruanda
    , de David Muñoz

  • Goya de honor
    Antonio Mercero

Dejar respuesta