La ÑBA vuelve a bañarse en oro

0
156

Los chicos de oro han hecho honor a su nombre y se han llevado el metal más deseado en el Eurobasket de Polonia. Después de las lágrimas del último europeo, las sonrisas se han plasmado en la cara de estos gigantes de la canasta consiguiendo una medalla como han hecho en los cuatro últimos años. Entre ellos hay que destacar al alma mater de la roja elegido mejor jugador del torneo, Pau Gasol, que ha cerrado así un año 2009 espectacular. Sergio Scariolo, su entrenador, ha afirmado que “esto no es fruto solo del talento, sino también del compromiso, el sacrificio, el deseo de ayudarse y el trabajo organizado”. ¿Llegará con estos valores la quinta medalla en 2010?
La selección de baloncesto vuelve a emocionarnos pero esta vez si, esta vez de alegría después de dos veranos seguidos de lágrimas de rabia e impotencia. Tras la victoria en el mundial de 2006, dando una lección de juego y de compañerismo, vinieron la decepción de septiembre de 2007 con aquella canasta fallada en los últimos segundos del Europeo de Madrid que nos condenó a la agridulce medalla de plata. Un año después, en los Juegos Olímpicos de Pekín, otra vez, el mal sabor de boca de perder una final, que el equipo español tuvo en la palma de su mano pero que volvió a caer hacia el lado de los de siempre, Estados Unidos.

Pero este año no, este año nos tocaba, este año nos tocaba disfrutar. Viendo los partidos de preparación, parecía que todo estaba hecho, salvo en el último, en el que una derrota se convirtió para los protagonistas en “un toque de humildad”.

Pero empezó el Europeo, y la mejoría no llegó. Superamos la primera fase después de una derrota, una victoria agónica y otra en la prórroga, tras un empate sobre la bocina, y dejando sensaciones no demasiado brillantes. La segunda fase comenzó de la misma forma, otra derrota contra Turquía y con críticas desde parte del vestuario sobre la estrategia final. A partir de este momento, el resurgimiento. En los dos últimos partidos de la fase de grupos poco a poco, se ven resquicios del juego que recordábamos de años anteriores y conseguimos superar esta fase.

Después llegan los cruces, los encuentros en los que si fallas, estás eliminado. Y a España le toca enfrentarse en cuartos de final a Francia, el mejor equipo del campeonato hasta el momento. Los chicos de Sergio Scariolo demostraron de nuevo su calidad, ahogaron el juego de la estrella francesa, Tony Parker, y ganaron con una ventaja de 20 puntos (66-86). En semifinales esperaba Grecia, pero fue aplastada por la ÑBA (64-82) que de nuevo jugaba una final, la cuarta en cuatro años, en cuatro veranos mágicos.

La selección española acabaría el torneo con el mismo rival que lo empezó, Serbia. Pero la final no se pareció en ningún momento al debut. Una fuerte España dejó sin opciones a los balcánicos desde el segundo cuarto y en los dos posteriores se dedicó a dar un recital de su juego. Al final, victoria por 22 puntos (63-85) y medalla de oro para los nuestros. Los premios no acabaron ahí: Pau Gasol fue elegido mejor jugador del Eurobasket y entró, lógicamente, en el quinteto ideal de la competición junto con Spanoulis (Grecia), Lorbek (Eslovenia), Teodosic (Serbia) y el español Rudy Fernández.

Algún jugador confesó que después del sufrimiento, las victorias saben mejor. Eso han debido pensar los millones de aficionados que siguieron la final por televisión (una audiencia media de 5.229.000 espectadores) y las 7.000 personas que esperaban al equipo en la plaza de Cibeles madrileña para celebrar el título la tarde siguiente y que también sirvió como apoyo a la candidatura olímpica de Madrid 2016.

Se está convirtiendo en una tradición que la selección de baloncesto nos haga disfrutar cada verano. Ojalá que la racha continúe hasta el mundial de Turquía en 2010.

Fuentes de Texto:
RTVE y elaboración propia
Fuentes de imágenes:
Marca.com (http://www.marca.com)

Dejar respuesta