La NBA está de vuelta

0
274

Tras casi cinco meses de reuniones, jugadores y propietarios de los equipos de la NBA han llegado a un acuerdo para finalizar el cierre patronal, más conocido como lockout. Está previsto que el nuevo convenio se firme el 9 de diciembre, mientras que la temporada se reanudará el día 25 del mismo mes, por lo que los estadounidenses podrán disfrutar del tradicional Partido de Navidad.

Vuelve el espectáculo "Made in USA"

En la madrugada del sábado 26, hora española, llegaba la esperada noticia para todos los aficionados al baloncesto: principio de acuerdo para la resolución del conflicto entre propietarios y jugadores. Se acababa así una disputa que podía preverse desde el 14 febrero de 2010, día en que los jugadores rechazaron el primer acuerdo propuesto por los dueños de las franquicias.

David Stern, comisionado de la NBA

Todas las partes implicadas estaban resultando perjudicadas por el parón, por lo que el acuerdo debía llegar lo antes posible, especialmente desde que David Stern, comisionado de la NBA, amenazase con que cada día que pasase empeoraría el trato a los jugadores.

Finalmente, el BRI (Ingresos Relacionados con el Baloncesto) se repartirá en torno al cincuenta por ciento entre jugadores y propietarios, lo que ha sido uno de los puntos más discutidos, ya que, en el anterior convenio, los baloncestistas se llevaban el 57 por ciento. Asimismo, se han tomado nuevas medidas para endurecer el límite salarial y combatir las pérdidas que sufrían varias franquicias.

Solo falta que los 29 propietarios de los treinta equipos de la NBA (los New Orleans Hornets han tenido que ser rescatados por la liga por culpa de las deudas) voten a favor de este acuerdo. Los jugadores, por su parte, deberán retirar la demanda antimonopolio puesta a la liga y volver a formar un sindicato para hacer lo propio.

En caso de alcanzar una resolución satisfactoria, la temporada regular 2011-2012 constará de 66 partidos para cada equipo, 16 menos de los habituales. Esto supone que los equipos jugarán una media de cuatro partidos semanales.

Con el conflicto casi resuelto, ahora la duda radica en qué pasará con todos los jugadores que han decidido jugar en otros equipos durante el cierre patronal, para lo que será necesario un análisis de los diferentes casos.

En España, siete jugadores y cinco equipos se verán afectados por la resolución del conflicto en la conocida como “mejor liga del mundo”. Rudy Fernández y Serge Ibaka dejarán el Real Madrid con rumbo a Dallas y Oklahoma respectivamente. El mallorquín, que fichó por los Mavericks en junio, volverá al conjunto blanco en caso de no tener mayor protagonismo que en Portland, ya que sólo tiene firmado un año de contrato.

También están obligados a volver los jugadores del Caja Laboral-Baskonia Kevin Seraphin y Goran Dragic (éste último debutó el jueves pasado),  al estar comprometidos con Washington Wizards y Houston Rockets respectivamente. En la misma situación se encuentran Christian Eyenga (FIATC Joventut, con contrato en Cleveland Cavaliers) y Tiago Splitter, que fichó la semana pasada por el Valencia Basket y debe volver a San Antonio Spurs.

Distinto es el caso de Kyle Singler, que al haber sido elegido este año en el draft por Detroit Pistons no tiene obligación de abandonar el Lucentum Alicante, donde está promediando 15 puntos por partido.

En Francia, Tony Parker y Ronny Turiaf deberán abandonar el Lyon-Villeurbanne con rumbo a San Antonio Spurs y New York Knicks respectivamente, mientras que su compañero Hilton Amstrong no firmó cláusula de vuelta. Deberán cruzar el charco también Batum (del Nancy a Portland Trail Blazers), Boris Diaw (del Bourdeaux a Charlotte Bobcats), Pape Sy (del Gravelines a Atlanta Hawks) e Ian Mahinmi (del Le Havre a Dallas Mavericks). Alex Ajinca será el único que podrá decidir si se queda hasta final de temporada en Francia (en el Toulon) o vuelve a la NBA.

La liga turca también se verá afectada por el inicio de la competición en Estados Unidos, empezando por el no fichaje de Lamar Odom por el Besiktas, anunciado el viernes pasado para formar pareja con Deron Williams, que debe volver a New Jersey Nets. Thabo Sefolosha tendrá que abandonar el Fenerbahçe con rumbo a Oklahoma City Thunder, mientras que Zaza Pachulia hará lo mismo desde el Galatasaray a Atlanta Hawks. Por su parte, Mehmet Okur dejará el Turk Telekom de Ankara para regresar a Utah Jazz.

En Turquía permanecerán Darius Songaila y Sasha Vujacic, de Galatasaray y Anadolu Efes respectivamente, al haberse comprometido por la temporada entera. El mismo camino que Vujacic quiere tomar Ilyasova, que no podrá quedarse en Estambul al tener contrato con Milwaukee Bucks.

El resto de jugadores que cruzarán el Atlántico son Danilo Gallinari y Ty Lawson (a Denver Nuggets desde Milán y Zalgiris); Nikola Pekovic (de Partizán a Minnesota Timberwolves); Danny Green (de Union Olimpija a San Antonio Spurs) y Jordan Farmar y Omar Casspi (de Maccabi a New Jersey Nets y Cleveland Cavaliers). También puede volver Andrei Kirilenko, que está jugando en el CSKA de Moscú y es agente libre en la NBA.

Leandrinho Barbosa y Hamed Haddadi también volverán a la liga estadounidense desde sus países, donde han jugando durante estos últimos meses. El brasileño regresará a Toronto Raptors desde el Flamengo, mientras el iraní lo hará a Memphis Grizzlies desde el Melli Haffari.

Finalmente, los que no podrán volver esta temporada son los jugadores que han volado hasta la exótica liga china. Los Nuggets será de los más afectados al tener allí a tres jugadores: Wilson Chandler (Zhejiang Guangsha), JR Smith (Zhejiang Lions) y Kenyon Martin (Xinjian Flying Tigers). Junto a ellos se quedarán cinco jugadores más que decidieron firmar por equipos de esta liga: Aaron Brooks y Yi Jianlian (Guangdond S. Tigers), Dan Gadzuric (Jiangsu), Patrick Mills (Xinjian Flying Tigers) y Josh Powell (Liaoning Panpan).

Fotografías: Rondo Estrello // Eric Richardson

Dejar respuesta