La nadadora de los prodigios

0
158

Un año después de ganar dos platas olímpicas en el Centro Acuático de Londres, Mireia Belmonte ha conquistado tres medallas mundialistas. Dos medallas de plata, en los 200 metros mariposa y el 4×100 estilos, y una de bronce en el 4×50 estilos, son la cosecha de la mujer que ha colocado a España entre las naciones destacadas de la natación mundial. Detrás de su estela, Melani Costa ha sumado otra plata en los 400 libres. El Palau Sant Jordi de Barcelona ha sido testigo del alumbramiento de una generación que florece paralela al éxito de la catalana.

Mireia Belmonte es definitivamente el eje que divide la historia de la natación en España. Antes de ella, el desierto; después de su irrupción en la capital británica, el paraíso. La competición olímpica contempló el nacimiento de una estrella, la cita en Barcelona, al lado de su casa, la reafirma como el ejemplo que sigue una recua de chicas jóvenes preparadas para seguir la senda victoriosa que ha iniciado la atleta del UCAM Murcia. Atrás quedaron los años de plomo de esta disciplina, un período largo e infructuoso repleto de decepción. El Mundial recién terminado ratificó el nuevo estatus, aguerrido y ambicioso.

Mireia Belmonte (22) ha cerrado los Mundiales de natación con dos medallas de plata y una de bronce. Foto: Morenobj (wikipedia)
Mireia Belmonte (22) ha cerrado los Mundiales de natación con dos medallas de plata y una de bronce. Foto: Morenobj (wikipedia)

Se lleva Belmonte tres medallas sin haber podido competir en las mejores condiciones de salud, especialmente durante las últimas jornadas. El maratón de pruebas en las que ha participado, ocho, y las finales que ha disputado, seis, minaron una capacidad física mayúscula. Suplió la pérdida de chispa con una fortaleza mental de la que se dudó hasta el pasado verano. Entonces, en los Juegos, se destapó como una luchadora excepcional. Ahora, ha ratificado su vocación ganadora. El espíritu que rezuma la nadadora deja una marca indeleble a su alrededor.

Parte importante del mérito de Mireia es seguir entrenando y compitiendo en España. El ejemplo de la gran campeona favorece la mimesis. Jóvenes promesas de esta disciplina tratan de emular a su ídolo, la chica que prepara su asalto exitoso a los grandes eventos internacionales en recintos del país. No es la de Badalona un producto modelado lejos de nuestras fronteras. A diferencia de Martín López-Zubero o Nina Zhivanevskaya, la catalana continúa trabajando día a día en Sabadell, su hogar acuático desde niña.

Récords nacionales, finales, medallas. Entre las chicas del equipo español el triunfo ha sido el denominador común. La nadadora más importante de la historia en España se ha erigido como estandarte de una hornada a la que se han incorporado Melani Costa, segunda en los 400 libres, Marina García, Judit Ignacio, Duane da Roche, Bea Gómez, Patricia Castro…Los nombres de las más grandes nadadoras del mundo también han figurado al lado del de la española. Katie Ledecky, Katinka Hosszu, Liu Zige o Missy Franklin son algunas estrellas del planeta agua con las que compite Belmonte de igual a igual, disputando las mismas pruebas.

Doce metales ha conquistado el combinado anfitrión en el Mundial. La docena tiene nombre de mujer. Siete preseas se colgaron las ‘sirenas’ de la sincronizada. El equipo liderado por Ona Carbonell resistió el empuje de China y Ucrania y cerró todas las finales en el podio. El único oro llegó de las manos de las ‘guerreras’ del waterpolo. Vencieron al equipo australiano y terminaron desterrando los fantasmas de la Picornell, una piscina tan ligada al deporte de pelota en el agua como al mal fario de España compitiendo en la misma.

Dejar respuesta