La música rompe su idilio con Internet

0
238

Podemos decir que los rumores que se iban extendiendo sobre el mercado musical en Internet se confirman: las ventas digitales no sólo han dejado de subir, sino que están bajando.

En concreto, los porcentajes negativos han sido de un 5% para el primer trimestre de este año, un 7% para el segundo y un 3% para el tercero. Y eso a pesar de los esfuerzos comerciales de algunos portales como Amazon para relanzar discos a un precio de risa, como fue el caso de Suburbs, el último disco de Arcade Fire. De esta forma se rompe, no sabemos todavía si de forma temporal, la tendencia ascendente que tenía la venta musical en Internet.

¿Cuáles pueden ser las causas? ¿Tal vez el ascenso de las plataformas streaming?, ¿la compra en Internet ya ha dejado de ser interesante? Algunos afirman que se trata de un cambio de hábito de consumo. Los datos reales arrojan que la venta de canciones por separado no ha caído, a pesar de que la venta musical sigue teniendo al álbum como referente. Esto podría suponer que la gente ya no quiere el producto completo de un artista, sino tan sólo algunas canciones que le gustan o le suenan bien, por lo que la idea del CD se estaría quedando anclada en una antigua concepción comercial de la música.

En cierto sentido, parece lógico que algunas personas prefieran comprar aquellas canciones que les gustan y no tener que soportar todo el disco para llegar a sus temas favoritos. De hecho, yo mismo grabo compilaciones de las canciones que prefiero y desecho otras. Sin embargo, no me gustaría que desapareciera el CD: me declaro un amante total de la existencia del disco como creación artística. Desde la Velvet Underground con su The Velvet Underground and Nico hasta el Surfing the void de Klaxons.

Cada disco me parece un portal hacia la personalidad de un grupo. Una oferta inigualable hasta la fecha para adentrarte a la vez que puedes paladear las distintas propuestas y dimensiones musicales de unos artistas.

El tiempo dirá lo que tenga que decir. Supongo que al final serán los beneficios comerciales los que decidirán hacia dónde girarán las industrias discográficas. Siempre quedarán algunos que seguirán comprando discos, como todavía quedan en las tiendas vinilos.

Fuente de la imagen: Taringa.net.

Dejar respuesta