“La mujer espera mucho para quedarse embarazada, lo que dificulta la concepción”

0
538

adolfo sola

Mi amiga Elena está buscando un niño. Lleva varios meses intentándolo pero parece ser que la cigüeña se niega a viajar tantos kilómetros. En una de esas conversaciones nocturnas, donde lo que abundan son los llantos y las cañas, surgió el tema de la fecundación in vitro. Ya ve usted qué charlas.

Así que recurro al doctor Adolfo Sola, ginecólogo y especialista en reproducción asistida en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña.

P: ¿Por qué, hoy en día, las mujeres tienen tantos problemas para concebir?

La mujer española ha cambiado de hábitos. Hace años las mujeres tenían los hijos mucho antes, no trabajaban y se quedaban en casa. Ahora han salido al mercado laboral y tienen que competir con los hombres: van a la universidad, buscan un buen trabajo y una pareja que las complazca. Todo eso hace que retrasen el embarazo sin darse cuenta de que cuántos más años tengan, menos probabilidades de conseguir el embarazo y más posibilidades de tener abortos u otros problemas.

Pero hay quién podría alegar que es incompatible, hoy en día, trabajar, estudiar y tener un bebé a la vez…

Yo entiendo que tener un niño sin tener trabajo o con un trabajo precario, es un problema. Pero no hay que pelear porque la sociedad pague un tratamiento de reproducción asistida sino porque las mujeres se puedan quedar embarazadas y tengan ayudas del Estado con más guarderías o que, en vez de tener cuatro meses de baja maternal, tengan doce y acceso a jornada reducida. Esas medidas favorecen la natalidad y se hacen en Europa.

¿Qué rango de edad se establece como idóneo para conseguir el embarazo?

Por debajo de los treinta y cinco años.

P: No obstante, parece que se oyen más casos de personas por debajo de esta edad que tienen, igualmente, problemas para la concepción…

R: Sí pero todo es una cuestión de probabilidad. No se puede hablar de casos particulares sino que se debe generalizar y cuántos más años tiene la mujer, menos probabilidades de conseguir el embarazo.

P: ¿Qué opciones tiene una mujer que busca un niño y no lo consigue?

R: La inseminación artificial y la fecundación in vitro. En el caso de la inseminación, provocas la ovulación en la paciente y le introduces una carga de semen. Luego el óvulo y el espermatozoide se encuentran y se produce la fecundación. En el caso de la fecundación in vitro se junta un óvulo y un espermatazoide en un laboratorio y se observa cómo son, cómo reaccionan, si fabrican embriones y qué tipo de embrión fabrica. El biológo ve los embriones y elige el que le parece el mejor.

P: ¿Supone algún riesgo realizar la fecundación in vitro?

R: Sí, puede tener riesgo de un síndrome de estimulación ovárica que puede llegar a ser grave. Con el síndrome, los ovarios aumentan de tamaño, se retiene líquidos y puede tener riesgo de trombosis, entre otras cosas. Esto puede ser por culpa de la medicación porque estimular los ovarios tiene sus riesgos.

P: Con la estimulación ovárica, ¿cómo se puede saber en qué momento hay que inseminar?

R: A la paciente se le está poniendo un tratamiento y se le está haciendo controles con ecografía y con analíticas y cuando llega el momento oportuno se realiza. 

P: Hay mujeres con hijos que acuden a la unidad, ¿es posible que sin antecedentes de haber tenido problemas después los tengan?

R: Claro, ¿por qué no? La gente envejece, cambia. No es lo mismo una persona hoy que dentro de tres meses ni de cinco años.

P: No sería extraño oír la frase: “Tiene trillizos porque hizo una fecundación in vitro”, ¿esto es un mito o una realidad?

R:Es una realidad. Cuando una mujer se pone medicación para quedarse embarazada tiene más probabilidad de tener un embarazo múltiple que cualquier otra mujer. Hay una ley de reproducción asistida que nos indica qué podemos y no podemos hacer y, en el caso de la reproducción asistida, cuando una mujer recurre a una fecundación in vitro no puede poner más de tres embriones.

P: ¿Es posible solicitar estimulación ovárica y luego tener relaciones en casa? .

R: Eso se denomina coito dirigido y en una unidad de reproducción no se hace. La probabilidad de conseguir la fecundación es muy pequeña.

P: ¿Por qué?

R: Porque no capacitas el semen. Cuando haces una inseminación, le provocas la ovulación a la mujer, trae el semen y en el laboratorio le añaden unas sustancias y se introduce en el útero. Esto quiere decir que si tienes relaciones sexuales no estás capacitando el semen.

P: Se culpa a los factores medioambientales de la infertilidad de la mujer, ¿este hecho puede influir en algo?

R: No, la mujer tiene un problema y este es el reloj biológico. Está retrasando la edad en la que se embaraza y es algo que no lo debería de hacer.

Dejar respuesta