‘La muerte difícil’: el retrato de una juventud

0
445

El paseo publica una obra inédita en nuestra lengua. Una novela rupturista que dinamitó los moldes de la burguesía de entreguerra, una historia con un espíritu rebelde: La muerte difícil de René Crevel. 1926 es la fecha de la publicación de esta novela en Francia. Si bien es cierto que el periodo de entreguerras es convulso —cambios sociales, económico, culturales… el paso de los «Felices años veinte» a los «Oscuros años treinta»—, el decoro moral no estaba preparado para una novela tan abierta sobre un amor que colma y desgarra, de un amor sin barreras.

Los Dumont y los Blok son dos familias burguesas que forman parte de la moral ética y estética de principios del siglo XX: estrecha de miras, recta, juiciosa e hipócrita. Pierre y Diane son hijos de todo ello, tanto de sus progenitores, como de sus obnubilaciones: “Los juicios de la señora Blok y de la señora Dumont-Dufour sobre el suicidio y la locura han convertido a Diane y a Pierre en hermanos cuyo parentesco adquirió desde sus inicios tanta fuerza que la angustia de Diane se reafirma cada día, y la de Pierre no ha dejado nunca de crecer”. En un triángulo amoroso, que baila entre la filia (Diane) y el eros (Bruggle), Pierre trata de caminar entre la cordura y la locura, rompiendo los prejuicios de la «perversión» acusada por su madre: amar a un hombre. Dejarse caer, revelarse contra la madre o refugiarse en un puerto seguro son algunas de las dudas que rondan a Pierre; a estas tratará de darle una respuesta.

Una historia sobre amor-pasión, donde la imposibilidad de su realización se encuentra en los límites sociales —en La muerte difícil, el límite social es la homofobia y el rechazo general a esta relaciones— y lleva a la destrucción de los amantes. Pierre siente un querer desmedido, que le lleva a la locura por Bruggle. Una relación oscurecida por el ambiente de bohemia de París. Crevel, a través de su estilo, nos muestra con cada línea la paz y el desasosiego, el paraíso y el infierno, la rebeldía y el decoro delicuescente, ahogándonos en un mar de sensaciones cosidas con palabras nacidas de la experiencia. Los juicios sociales, transmitidos repetitivamente, incidiendo con ahínco en un modelo amoroso, social, decoroso, que resultan vetustos a una juventud que se le presenta un nuevo contexto lleno de ruptura y cambios.

El Paseo trae una novela de Réne Crevel cargada de líneas autobiográficas, de amor homosexual, de muerte, de locura, de deseo de una mujer viuda… Todo ello forma un retrato social de una generación joven que vivió la Primera Guerra Mundial y, además, se refugiaba en la noche y la bohemia para sentir una aparente libertad. Por ello, La muerte difícil se ha convertido en una obra referente de la literatura francesa. El libro cuenta con un prefacio de Salvador Dalí, gran amigo del escritor. Una edición redondeada con la introducción de Julio Monteverde, así como una pequeña semblanza de Crevel al final. El Paseo nos trae una obra necesaria para comprender a un generación de entreguerras de cambios y ruptura, un libro escrito desde la experiencia que nos ataca, pero nos enseña, nos muestra una cara de una literatura que hay que rescatar.

Dejar respuesta