La ‘Mini Mamba’ volverá a tirar en Los Ángeles

0
52
La vida ha dado una segunda oportunidad a Andrew Goudelock / Fuente: Keith Alison
La vida ha dado una segunda oportunidad a Andrew Goudelock / Fuente: Keith Alison

 “Tiraré hasta el día que me muera”. Esta fue la carta de presentación de Andrew Goudelock (Georgia, 1988) en su primera etapa en Los Ángeles Lakers hace ya dos años. El actual entrenador de la franquicia californiana, Mike D’Antoni, confía en que la “Mini Bamba” haga olvidar un poco a Kobe Bryant, lesionado del tendón de Aquiles.

25 de diciembre de 2011. Día de Navidad. Victoria ante los Bulls. Alegría pero muchos aficionados salieron del Staples Center preguntándose quién era un joven que acababa de debutar sustituyendo, nada más y nada menos, que a Kobe Bryant. Pues bien, el chico encestó dos triples y capturó dos rebotes en doce minutos. Sin duda, Andrew Goudelock, reciente fichaje angelino, se fue a cenar el pavo más feliz de todas sus navidades.

No tardaron en regalarle elogios provenientes de todas partes, incluso de Kobe que lo llegó a bautizar como la “Mini Mamba”, o lo que es lo mismo, nombrarle su sucesor. Su trabajo le costó ya que Goudelock apareció en el draft de ese mismo año en el puesto 46, casi olvidado por la afición, después de una formación de cuatro años en la Universidad de Charleston, de las menos conocidas de la NCAA. En ella  consiguió ser el 62º jugador en sobrepasar los 2.500 puntos en esta competición.

Sin embargo todo fue un espejismo. En octubre  fue cortado por Mike Brown y su carrera fluyó entre dos equipos de la Liga de Desarrollo:  Río Grande Valley Vipers  (asociado a Houston Rockets) y Sioux Falls Skyforce (asociado a Minnesota Timberwolves y Miami Heat). Pese a que el nivel es menor, la “Mini Mamba” ha destacado con 21 puntos y 5 asistencias por partido. Por ello, al igual que pasara en 2011, pero esta vez por otras circunstancia, Goudelock ha vuelto a Los Ángeles para sustituir a la “Black Mamba”, que estará entre seis y nueve meses de baja.

El tren ha vuelto a pasar y el jugador tiene ante sí una oportunidad dorada para demostrar que tiene nivel para la NBA. Aún no ha debutado en playoffs frente a San Antonio pero, en caso de que lo hiciera, podría aportar mucho a un equipo carente de tiro lejos de la pintura, sobre todo desde la línea de triple. Sin embargo el base, que bien puede actuar de escolta, es algo débil en defensa, donde le falta la agilidad necesaria en el uno contra uno. Un verdadero problema si en la primera ronda de postemporada tiene enfrente a un jugador como Tony Parker.

“Voy a anotar en cualquier sitio en el que juegue y en cualquier competición, ya que éste es mi juego. Tiraré hasta el día que me muera” dice el jugador, muestra de las ganas que tiene de aprovechar la mejor oportunidad de su vida. Esta noche podría demostrar su juego en el segundo de la eliminatoria, nuevamente en San Antonio. Tras lo visto en el primer choque, D’Antoni debería hacer algunos cambios si quiere asprirar a hacerse con el anillo de campeones.

Dejar respuesta