La lucha de los traicionados

1
233

Lo que está ocurriendo en el Sahara Occidental no puede sorprender a nadie. Desde el 10 de octubre la población saharaui – que vive bajo ocupación marroquí en El Aaiún desde hace 35 años – , decidió levantarse contra un sistema opresor que busca cada día la erradicación y desigualdad de los verdaderos dueños de ese trozo de mundo.

Desde que España abandonó a su suerte el Sahara Occidental, cediéndoselo de manera ilegal a Marruecos y Mauritania con los acuerdos tripartitos de Madrid (1975), los saharauis han vivido en la absoluta miseria y ostracismo internacional.

Los territorios ocupados se han convertido año tras año en un nido de colonos marroquíes, que pagados a sueldo por el gobierno de Rabat, intentan marginar y rodear cada vez más a la población saharaui absorbiendo la cultura, las tradiciones y la historia de los verdaderos dueños de El Aaiún.

A la monarquía de Mohamed VI no se le escapa ni un detalle y la persecución y oscuridad de la dictadura llega hasta el último rincón. Espías dentro de los colegios, contratos que sólo aceptan a marroquíes dentro de las fábricas y empresas, hospitales que se niegan a aceptar a saharauis heridos por las palizas constantes de la policía, juicios que se celebran a puerta cerrada y con abogados defensores que no aparecen en las sesiones, bloqueo informativo que impide filmar las calles del Aaiún ni acercarse a las casas de los activistas…

Ni los Derechos Humanos, ni la explotación legal de los recursos naturales, ni la celebración de un referéndum para el Sahara Occidental se cumplen hoy. Es interesante porque todos estos puntos son máximas que respaldan la Comunidad Internacional, las Naciones Unidas y el Derecho Internacional.

La ONU en 1972 elaboró la resolución para el Sahara Occidental, instando a España a realizar un proceso de descolonización de acuerdo a las leyes internacionales. A nuestro país le correspondía y le sigue correspondiendo como potencia colonizadora del territorio, velar para que el pueblo saharaui pueda conseguir la autodeterminación a través de un referéndum. En vez de eso, el gobierno español cedió ante las ínfulas expansionistas de Marruecos y permitió la Marcha Verde.

El campamento de la dignidad de Gdeim Izik no ha sido más que otra muestra de la lucha de los olvidados, de un pueblo que lleva marginado más de 35 años, obligado a separarse entre la Hamada argelina y los Territorios Ocupados.

Pedían tener trabajo, que no se les marginara por ser saharauis y se han encontrado con una medida desproporcionada de la fuerza que sólo puede llamarse de una manera, terrorismo de estado. Lo que Marruecos está haciendo con la población saharaui es una limpieza étnica de la peor calaña.

Los muertos aumentan por momentos, los desaparecidos se cuentan por más de 300, podrían llegar a 1000 y las detenciones superan ya los dos centenares. A esto hay que sumar el bloqueo informativo de la zona que impide arrojar luz sobre tamaña carnicería, mientras la agencia oficialista marroquí MAP, no hace más que mentir, añadiendo víctimas a la lista de los militares y los policías. La prensa extranjera sólo puede mostrar lo que un puñado de activistas ha conseguido grabar de forma casera. La única fuente de información fiable y verdadera son colectivos como Thawra o Resistencia Saharaui que trabajan en los Territorios Ocupados como observadores para el respeto de los Derechos Humanos.

Mientras tanto los Ministros de Exteriores y altos responsables hablan de diálogo, de llegar a un entendimiento entre las partes y de contención.

No existe tal contención esta noche, ni las próximas en el Aaiún, se ha declarado el estado de sitio, la gente está muriendo y sufriendo torturas y vejaciones a cada minuto que pasa.

Se busca a cientos de desaparecidos que al igual que en 1975, no volverán a aparecer.

España, Francia, Estados Unidos y la ONU, tienen mucho que decir al respecto. Lo que ocurra de aquí en adelante no será un hecho bilateral entre Marruecos y el Polisario, sino una desgracia de la que todos habrán tenido la culpa.

Los Derechos Humanos están siendo violados ahora. Ante un caso de violación ¿cómo se puede sentar en la misma mesa a dialogar al violador y a la persona violada? ¿Cómo van a llegar a un acuerdo el ladrón y el que ha sufrido el robo? Para ello existe la justicia, las leyes internacionales; si ni siquiera eso les protege ¿qué les queda a los que han sido traicionados por todos? Dignidad y lucha.

Fuente del texto:
www.territoriosocupadosminutoaminuto.blogspot.com
http://saharathawra.com/2010/11/09/las-ultimas-horas-en-el-aaiun-la-masacre-continua/

http://www.europapress.es/internacional/noticia-rasd-informa-muerte-circunstancias-violentas-otros-ocho-saharauis-aaiun-20101109222437.html
http://www.elpais.com/articulo/internacional/policia/marroqui/busca/activistas/organizadores/campamento/saharaui/Aaiun/elpepuint/20101109elpepuint_4/Tes
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/09/internacional/1289323464.html
Fuente de las imágenes:
http://picasaweb.google.com/114162724517415991490/8DeNoviembreMASACREENELAAIUN#5537370278343847874
http://picasaweb.google.com/114162724517415991490/8DeNoviembreMASACREENELAAIUN#5537370279381120322

1 Comentario

  1. ¡ÓLE MI NIÑAA!
    me ha encantado Almu.. felicidades x ese peazo artículo ke te has marcado. Ojalá termine el genocidio ya, y el derecho internacional juzgue los culpables. Y triunfe la dignidad y la lucha saharaui de la que hablas xa que podamos ir juntas pronto y en tiempos de paz…
    Me lo pasé genial trabajando contigo, hay que repetiir amore, y aportar nuestro granito de arena en los lugares perdidos de la mano de dios!
    Un besazooo enormeee craaackkk

    Clara!

Dejar respuesta