La leyenda de Beckham continúa en París

0
94

David Beckham se resiste a abandonar el fútbol y con su fichaje hasta final de temporada por el Paris Saint-Germain intentará poner el broche de oro a una trayectoria excepcional. O tal vez sea sólo su penúltima aventura.

Beckham es un jugador brillante que ha tenido que pagar un alto precio por su belleza y por la trascendencia mediática de su imagen. Pero conviene no olvidar que detrás de este icono publicitario se esconde un profesional extraordinario que ha desarrollado toda su carrera con una dignidad y respeto por el fútbol equiparable a la altura de su enorme talento sobre los terrenos de juego.

Comenzó su carrera profesional de la mano del incombustible Álex Ferguson en el Manchester United, en 1995, donde formó parte de uno de los equipos que pasará a la historia por su enorme talento: el inolvidable United de Paul Scholes, los Neville, Nicky Butt, Roy Keane, Peter Schmeichel y el inagotable Ryan Giggs. Con los diablos rojos conquistó todos los títulos (nacionales, internacionales e intercontinentales) pero tras una disputa con el entrenador en 2003 decidió abandonar el club de su vida. Pero haciendo gala de su carácter tranquilo y gentil nunca ha dejado de agradecer la influencia que tuvo el técnico escocés en su carrera: “La mayoría de los jóvenes jugadores que aparecieron en el Manchester United a mediados de los noventa aún jugamos. Él supo mostrarnos el buen camino cuando aún éramos adolescentes. Nos enseñó a respetar el juego, a respetar nuestro cuerpo y a amar lo que hacemos”.

Aterrizó en el Real Madrid de la mano de Florentino Pérez para formar parte de otro equipo histórico: Ronaldo, Luis FigoZinedine Zidane o Raúl acompañaron su exitosa estancia madrileña. Ante el ostracismo al que le sometió Fabio Capello pudo haber levantado la voz pero su clase y su profesionalidad terminaron por quitar la razón al italiano que utilizó a Beckham como pieza clave para conquistar una liga que parecía imposible. El inglés dejó una huella imborrable entre los aficionados por su profesionalidad y su dignidad para aguantar las críticas.

David Beckham ha vuelto al fútbol europeo con el PSG. Fuente: kelsey_km
David Beckham ha vuelto al fútbol europeo con el PSG. Fuente: kelsey_km

Tras su experiencia en España, se marchó a EEUU en 2007 para fichar por los Ángeles Galaxy y dar un nuevo recital de clase, talento y compromiso. Conquistó nuevos títulos y compaginó su estancia con su cesión al Milán para poder sacar un billete con su Selección. Una desafortunada acción le provocó la rotura del tendón de Aquiles y no pudo estar en el Mundial de Sudáfrica (tal vez sea un triunfo con su país la única victoria que no ha podido conquistar).

Tras una nueva conquista de la Liga en la Major League Soccer y después de numerosos rumores que le colocaban en equipos de todo el planeta en enero se anunció su fichaje por el PSG tras seis años en Los Ángeles. Con 37 años ha firmado hasta final de temporada pero no descarta continuar su carrera si su condición física se lo permite. El presidente del PSG, Nasser al Khelaifi, destacó la experiencia y la calidad del inglés al que señala como una pieza clave para colocar al equipo en primera línea mundial así como para difundir la liga francesa por el mundo. No descarta una renovación a final de temporada por lo que según se desarrollen estos meses tal vez su estancia en París se alargue.

Su llegada al equipo que dirige Carlo Ancelotti se ha visto marcada por la polémica debido a que no ha quedado claro el salario que percibirá por estos casi cinco meses. El inglés en rueda de prensa aseguró que donaría su ficha íntegra a la caridad pero la ley vigente en Francia no permite que trabaje sin percibir una remuneración por lo que cobrará cerca de 2800 euros al mes y podrá donar alrededor de cuatro millones de euros a una fundación benéfica francesa.

Los medios galos sin embargo aseguran que todo obedece a una estrategia de Qatar (propietario del PSG) que querría contar con Beckham como embajador y valedor del país para el Mundial que se celebrará en 2020 y que le gratificarían económicamente por su apoyo (aunque se habla de una cifra superior a los 20 millones de euros ninguna fuente autorizada lo ha confirmado). También ha generado controversia que mantenga su residencia en Londres, donde vive su familia, ya que evita así pagar unos impuestos que serían estratosféricos.

Pero más allá de salarios o estrategias fiscales lo cierto es que la llegada de Beckham aportará un foco mediático sin precedentes en la liga francesa y en el PSG así como un fuerte impacto publicitario (la venta de camisetas se ha disparado desde su llegada y ya son habituales en las gradas del Parque de los Príncipes). La duda es el estado de forma que podrá alcanzar después de meses parado; aunque sus pases mágicos y su visión de juego permanecen inalterables tras lo visto en los primeros minutos que ya ha disputado en el equipo de un Zlatan Ibrahimovic, tan genial como polémico. Los aficionados al fútbol están de enhorabuena porque podrán disfrutar de una leyenda que, tras la victoria del PSG sobre el Valencia, puede optar incluso a lograr una nueva Copa de Europa. Solo David Beckham sabe si esta nueva aventura pondrá fin a su carrera o la Liga China (CSL), que le acaba de nombrar embajador, será su próximo destino.

Dejar respuesta