La ley antitabaco, ¿prohibición o respeto?

6
377

El próximo 1 de enero entrará en vigor la nueva ley antitabaco propuesta por el Gobierno. Esta ley prohibirá encenderse un cigarrillo en todos los sitios públicos, exceptuando terrazas y espacios abiertos. Yo, como fumador, veo con bastante fatalidad esta propuesta dirigida por el Gobierno socialista, aunque estudiándolo objetivamente, no es nada justo que los llamados no fumadores estén “tragándose” el humo proveniente de los cigarros en zonas como discotecas o bares.

De todas formas, estamos en un país que, en teoría, y digo “en teoría” porque a veces lo dudo, es una democracia, y en cierta medida con esta nueva ley se está vetando la libertad de poder fumar a quienes lo hacen, por lo tanto, es como una coacción hacia éstos. ¿Cuál de las dos partes tiene razón? Es una pregunta con difícil respuesta.

Por otro lado, el Gobierno ha dejado bien claro que no dará ayudas económicas a aquellos locales que precisen ser reformados debido a esta propuesta. Sinceramente, no me parece nada justo este hecho: que una discoteca tenga que perder grandes sumas de dinero por culpa ajena y no por él mismo, y luego se esconda la mano en materia económica, lo considero una actitud poco ética, a la vez que irresponsable.

La verdadera pena es que los dos partidos mayoritarios, en este aspecto, harían lo mismo.

España es un país donde siempre han primado los extremos, el todo o la nada, pocas veces se ha mantenido lo medio, por así decirlo. Con este tema pasa igual, ahora parece que hay una histeria colectiva contra los fumadores, se intenta dar la sensación, y sobre todo de parte de los políticos, de que hay que erradicar completamente esta epidemia del siglo XXI.

Lo verdaderamente hipócrita de todo el asunto es que, diciendo esto, los mismos políticos sepan por detrás que las tabacaleras le aportan al país millones y millones de euros cada año a través de impuestos, y por lo tanto no les interesa para nada que la gente fume menos. Eso sí, son políticos, tienen que quedar bien con sus votantes, esta bola de hipocresía y falsedad nunca acabará, y no solo en este tema, sino en todos.

Las máquinas de tabaco, en cambio, sí seguirán estando en los establecimientos, es decir, poder comprar un paquete sí lo puedes hacer, pero encenderlo no. Llenar el bolsillo del Estado sí, fumar porque eres libre de hacer lo que quieras, no. Así va el país.

Vuelvo a repetir que en cierta medida me parece correcta esta propuesta, debido a que, al igual que un fumador tiene derecho a fumar donde le plazca, un no fumador tiene derecho a no aguantar el llegar a casa con el olor en su ropa del tabaco. Pero si nos ponemos así con todas las cosas ajenas que nos afectan, en vez de vivir, estaríamos quejándonos y amargados el resto de nuestros días. A fin de cuentas, esta discusión, al ser dos puntos de vista completamente diferentes, fumadores y no fumadores, tiene difícil acuerdo mutuo, como he señalado antes.

En definitiva, creo que en este país se deberían tomar más en serio otros aspectos más importantes, relevantes y necesarios que el tratado en este artículo, aunque, desgraciadamente, España no cambiará nunca, por muchos batacazos que se lleve.

Fuente de la imagen:
http://www.intersindical.es/boletin/laintersindical_saludlaboral_07/ 

6 Comentarios

  1. Desde el año 2005, está prohibido fumar en el interior de los estancos y sin embargo siguen vendiendo tabaco y nadie critica esa controversia y eso que no existen alimentos sin envasar como en los bares.
    ¿Por qué se ve tan mal que haya una máquina expendedora y no permitan fumar en su interior?
    ¡¡Pero señor mío!! Si el gobierno no está prohibiendo fumar a nadie, los únicos que prohíben la libertad de tomarse un café sin fumar son el tabaco y las tabacaleras. Os estáis equivocando de camino.
    Saludos.

  2. Estoy completamente de acuerdo, de repente ha surgido una persecución total hacia los fumadores, y si es tan perjudicial, que prohíban fumar en toda su totalidad, pero no interesa…Los no fumadores deben tener los mismos derechos que cualquier ciudadano. Por ese motivo, existen locales donde se permite, donde no y zonas habilitadas que además han supuesto un gran desembolso por parte de los hosteleros.

  3. Antes de escribir hay que pararse un poco a pensar e informarse:
    La ley está previsto que entre en vigor el 2 de enero, no el 1.
    Con la ley no se “veta” la libertad de poder fumar sino que se regula dónde se podrá hacer sin perjudicar a otros. No se coharta ninguna libertad sino que se defiende la del no fumador, hasta ahora inexistente, con el fin de aplicar el derecho constitucional de protección de la salud (no existe derecho reconocido a fumar, sino que se puede hacer por no estar expresamente prohibido).
    Las reformas que se hicieron para poner zonas de fumadores no eran obligatorias, quien las hizo fue para obtener una supuesta ventaja comercial. Hay quienes no hicieron reforma alguna y prohibieron fumar en sus locales y no tuvieron perjuicio económico por ello.
    Lo que se recauda por impuestos al tabaco es siempre inferior al gasto social que provoca el consumo directo o indirecto de tabaco: por gastos sanitarios, fallecimientos prematuros, incapacidades, bajas laborales, pérdidas de productividad, mayores gastos de mantenimiento de los locales… Sin olvidar el sufrimiento provocado en el entorno familiar y de amigos.
    Yo no he visto ninguna “histeria colectiva” contra los fumadores, pero sí que tenido que escuchar a fumadores poniendo el grito en el cielo con aspavientos por no poder seguir imponiendo su humo a los demás allí donde le venga en gana.

    Unos datos para finalizar:
    El tabaquismo se lleva por delante cada año en España a más de 55.000 personas, más de 3.000 de ellas fumadoras involuntarias del humo ajeno. Es como si cada día cayese un avión y muriesen todos sus pasajeros.
    El 95% de las muerte por cáncer de pulmón son debidas al tabaco, que causa o agrava el 90% de las enfermedades respiratorias obstructivas, el 50% de las enfermedades cardiovasculares y está relacionado con el 30% del resto de tipos de cánceres.
    Las consecuencias económicas de prohibir fumar en todos los espacios públicos cerrados de otros países ha sido neutra a corto y medio plazo, siendo beneficiosa a largo plazo. No hay estudio alguno que demuestre perjuicios económicos para el sector de la hostelería debidos a la prohibición de fumar en ningún país. Las asociaciones hosteleras no han presentado ningún estudio, independiente o no, que avale sus augurios. Sin embargo, las encuestas oficiales de satisfacción de la población ante esta medida muestran que aumenta después de la entrada en vigor de las leyes, con porcentajes supierores al 80-85%.

  4. Voy a llevar una agenda de todas las supuestas muerte por tabaco, porque cada vez que leo algo de eso son cifras completamente distintas. ¿Alguien se ha planteado que si realmente existiera una cifra de muertos “solo por fumar” no seria siempre la misma? ¿Alquien se ha planteado que si realmente existieran “fumadores pasivos” que hubieran muerto POR ESO, por estar al lado de un fumador, o cerca o en la cera de enfrente, no habrian cientificos anti-tabaco que se arriesgaran a decir que eso del fumador pasivo es un invento? No quiero polemizar pero las mentiras interesadas pueden conmigo. Todo el mundo se merece un respeto, deberian haber bares de fumadores y bares de no fumadores, pero eso se consigue poniendonos de acuerdo entre todos, no mintiendo ni inventándose las cosas.

Dejar respuesta