La involución de los videojuegos

0
183

Generalmente en el mundo de la informática los programas van evolucionando con el paso de los años. Un software nuevo sale y sustituye al anterior, pero lo hace tomando en cuenta todo lo que se había hecho anteriormente. Por ejemplo el sistema operativo Windows 7 conserva características de todas las anteriores versiones, pero las mejora y completa. En el caso de los videojuegos, que no dejan de ser programas, la cosa es un poco distinta, ya que el éxito del mismo radica en buena medida en innovar y cambiar las cosas del pasado.

La parte más visible de estos cambios es sin duda el apartado gráfico del juego. Hasta el lanzamiento de Crysis en 2007, la carrera por ofrecer mejores gráficos era encarnizada, pero este juego puso el listón tan alto que incluso a día de hoy es difícil de superar. Muchos lo han intentado, con más o menos éxito, pero las diferencias son tan nimias que sólo pueden verse en aspectos muy concretos.

Teniendo entonces un referente gráfico muy difícil de alcanzar, la competencia tenía que convencer a los usuarios de otra manera, y lo hicieron innovando en la jugabilidad y el guión. Por suerte para ellos, esta necesidad de cambio se vio favorecida por un nuevo tipo de tecnología: la táctil. Todos los fabricantes han puesto en el mercado teléfonos móviles y más dispositivos que sirven entre otras cosas para jugar, y mejor aún, para jugar en cualquier parte.

El problema de estos aparatos es que no pueden ofrecer mucha potencia sin resentirse de la batería. Además, en el mismo concepto de táctil radica otro problema: para jugar hay que poner los dedos en la pantalla, y esto en ciertos juegos es un grave problema, ya que resta mucha visibilidad. La respuesta está entonces en juegos sencillos, con mecánicas simples que sirvan para atrapar al jugador durante un rato, sin ninguna complicación, juegos que recuperen en cierta medida la esencia de los primeros títulos de la historia. Pues dicho y hecho, los desarrolladores se han puesto manos a la obra cogiendo lo mejor de los juegos de antaño y adaptándolos a los nuevos aparatos. Y les ha dado dinero, mucho dinero; tanto es así que toda esta fiebre por los juegos simples se ha ido extendiendo hacia el resto de las plataformas, ayudados en gran parte por el sentimiento de nostalgia de los usuarios hacia los juegos de hace años.

Las grandes compañías se han fijado en este fenómeno y han sabido aprovecharlo muy bien anunciando remakes y secuelas de juegos ya olvidados; al tiempo que apoyan el desarrollo de títulos simplistas, muy fáciles de hacer y que dan bastante dinero. Así que ahora nos encontramos con catálogos infestados de juegos y remakes que ya hemos disfrutado y que tan sólo ofrecen el añadido de poder ser jugados con los dedos. Y lo peor es que la tendencia a centrarse en juegos de este estilo no va a agotarse, el mercado de los tablets parece idóneo para continuarla.

Fuente de las imágenes
Crytek (http://www.crytek.com)
Rovio (http://www.rovio.com/)

Dejar respuesta