La invención de un mito

0
364

De entre los autores españoles entregados, eventual o esporádicamente, al género de terror, son más los que cultivan el cuento y menos los que centran sus esfuerzos en la novela. A estos últimos hay que añadir ahora un nombre, Rubén Sánchez Trigos, y un título: Los huéspedes (Finalista premio Drakul).

Narración bronca y absorbente, puro entretenimiento, tiene entre sus mejores bazas la invención de un mito –los huéspedes del título– tan del siglo XXI que asusta: ciudadanos aparentemente normales y corrientes que en sus ratos de ocio se dedican a contemplar crímenes y desgracias varias de las que han sido previamente advertidos. Tan sugerente punto de partida no sólo proporciona al autor la oportunidad de ejercitar el mejor suspense, sino que regala una verdadera colección de imágenes perturbadoras, de esas que toman el pulso a los miedos del hombre contemporáneo: la obsesión por el éxito, la indiferencia ante el dolor ajeno.

Sánchez Trigos sigue las pautas marcadas por Stephen King y Richard Matheson –a quien homenajea en no pocas páginas–, y sitúa la acción en el entorno urbano de Madrid, del que, poco a poco, el elemento siniestro irá tomando posesión. Su protagonista, Álvaro Tostado, retoma el arquetipo de escritor fracasado que debe enfrentarse al éxito desmesurado de Ignacio Arjol, multimillonario autor de bestsellers de terror –personaje este donde late el eco de John Carpenter y su En la boca del miedo–. El encuentro del protagonista con los huéspedes y la posibilidad de obtener con ello el éxito literario, se erigen en el detonante de una trama plagada de sorpresas, de ritmo frenético, con abundantes guiños a los aficionados y en donde no sólo planea la sombra de Carpenter –el uso del género de terror como excusa para cargar las tintas contra el mundo en que vivimos–, sino también la de Clive Barker –la primera aparición de estos voyeurs es un mácabro cóctel de sexo y muerte y una de las mejores escenas del libro– o Ramsey Campbell. Una novela, en suma, que nos ayuda a confiar en la literatura de género hecha en España.

Los Huéspedes. Rubén Sánchez. Drakul editorial. 261 páginas. 13,50 euros.

Dejar respuesta