La importancia de una buena cubierta

3
437

Dentro del saturado gran mercado literario actual, muchas veces una buena cubierta consigue favorecer las ventas.

horror3“No se puede juzgar a un libro por su portada”. A pesar de lo que aconseja este refrán de abuela, está demostrado que, en general, los lectores cada vez se fijan más en las cubiertas de los libros a la hora de elegirlos. O al menos podemos sacar esta conclusión basándonos en los resultados de una encuesta realizada por Random House/Zogby en 2008, que reveló que el 52% de los lectores juzga los libros por su cubierta.

Y es que todos podemos decir que en algún momento hemos apartado un libro en la librería simplemente porque su cubierta nos recordaba a una caja de galletas rancia (basta echar un vistazo a Internet para darnos cuanta de la cantidad de gente que afirma “odiar las cubiertas feas” a pesar de que quizá oculten grandes historias en su interior -o quizás bodrios infumables-). Quizá por eso cada vez se pone más empeño a embellecer el exterior de los libros. Un ejemplo claro fue la novela de Peter Salisbury, The First Completely Electronic Robot and Science Fiction Limerick Book, que únicamente vendía dos ejemplares diarios. Sin embargo, tras realizar cambios en su cubierta, la cifra fue ascendiendo a 12 y consiguió llegar a 21 ejemplares vendidos diariamente.

Pero, ¿por qué es tan importante la cubierta de una obra? Se podría decir que nos ofrece un anticipo del libro, dehorror 5 sus personajes y su historia, es el espejo de su alma; nos ayuda a construir un contexto en el cual poder situar su temática (novela de ciencia ficción, aventuras, romántica, histórica…), haciendo más fácil que decidamos si nos interesa o no. Algunos géneros parecen tener características generales en cuanto a los diseños (fantasía o ciencia ficción, con esas ilustraciones tan características, rozando el horterismo). ¿Cuáles son las claves de una buena cubierta? Según Barry Eisler, novelista americano, el libro es un producto que debe ir envuelto, por eso es tan importante el aspecto de éste, ya que ha de cumplir varios objetivos: llamar la atención del lector, conseguir que lo coja, lograr que lo compre, hacer que el lector lea el libro, lograr que el lector hable sobre sobre el libro (y que la otra persona escuche lo que se dice sobre éste)… y volver al paso uno con este nuevo lector; y así sucesivamente.

Para ello debemos hacer hincapié en seis aspectos del libro: nombre del autor, título, portada, contraportada, biografía y foto del autor. No obstante, hoy en día, no sólo estos aspectos son importantes a la hora de recrear una cubierta llamativa y atractiva para los lectores. Hay otros detalles imprescindibles, como una buena composición de la parte gráfica, que la cubierta tenga relación con su contenido, que consiga captar la atención del lector sin caer en lo grotesco o absurdo y, principalmente, que haga que el creador del libro piense: “Yo lo compraría”. Aun así, no siempre se siguen estas reglas a rajatabla, tal y como podemos apreciar en esta pequeña “galería de los horrores”. En definitiva, y a pesar de lo que digan, actualmente sí se puede juzgar un libro a primera vista.

Fuente de la imagen: sfscope.com
Portadas:  thestranger.com,  cracked.com 

3 Comentarios

  1. Muy interesante el artículo, y totalmente de acuerdo en que el exterior, como en otros aspectos de la vida, nos entra por los ojos, aunque después el libro sea una patata… Solo un apunte, no te refieras a “portada” cuando quieres hablar de “cubierta” pues en el mundo de la edición son dos cosas distintas que solemos confundir…

Dejar respuesta