La importancia de un pequeño festival

0
155

Los pasados días 14 y 15 de este mes, se dió cita en la sala Joy Slava de la capital el festival “I know I’m just a singer-songwriter (but I like it)”. De gran nombre pero pequeño repertorio, se desarrollo en 2 días, en los que se marco la separación de ellos y ellas; es decir, el día 14, miércoles, se pudo ver en el escenario a los cantantes Nacho Vegas, Mark Eitzel, Franz Nicolay y el grupo Spoon River, mientras que el miércoles, pese a la repetición de Spoon River y la presencia de Josh Rouse fue la noche de las chicas Christina Rosenvinge, Victoria William y Simone White.
El jueves, que fue el día que acudí, me encontré con una sala con poca gente, es decir, un par de sillones llenos de parejas, varias personas en el centro del escenario en unas mesas y un montón de mesas con el cartel de reservado, lo hace pensar que a pesar de haber vendido entradas ( 20 euros el día) la mayoría de aistentes serían personas acreditadas e invitados.Me posicioné bien ya que estaba deseosa de poder ver en directo a dos cantantes que se encuentran en mi lista de los más escuchados ( mejor digamos Spotify, iTunes y Lastfm) Christina Rosenvinge y Josh Rouse, lamentablemente no pude ir a ver a Nacho Vegas, otro claro estandarte de la buena música española, pero decidí decantarme por un sólo día. Pero par poder verlos tenía que comprobar qué tal el resto del cartel y he de decir que no me defraudó.

No llegué a ver al grupo Spoon River, que por lo que he oído van haciéndose un hueco en los festivales y justo llegué cuando comenzaba el pqueño concierto de Simone White. Se trata de una joven promesa folk inglesa; su voz dulce y su imagen de fragilidad hacen que te encandiles de ella. Cantó con guitarra y piano ella sola lenándo el escenario e incluso se atrevió con el español leyendo pequeñas anotaciones que había escrito de antemano en una libreta para dar a conocer sus canciones. Me hubiese gustado escucharla un poco más, a que fue un poco corto, además la siguiente cantante, Vicoria Williams, a pesar de ser una conocida figura internacional no tuvo una de sus mejores actuaciones. Tampoco al conocía, aunque si que había leio algo sobre ella, ya que gente como Loud Reed y Neil Young son defensores de su estilo, para mí un poco anárquico. Es decir, sus canciones tienen buena letra pero no me llegaron a emocionar como los de Simone. Con una voz bastante curiosa no consiguió conectar con el pequeño público que la escuchaba. He de decir, que las dos están recorriendo los escenarios en una gira conjunta y suelen llevar un look muy parecido y vendes después sus discos y merchandaising.

La sala comenzó a llenarse, tanto de gente como de fotógrafos que querían inmortalizar a Christina. La cantante conocida por tener una larga trayectoria en nuestor país desde muy joven está presentando su exitoso disco ” Tu labio superior” que ha conseguido muy buenas crítica y estoy de acuerdo, ya que el concierto fue bastant einteresante. Su lángida presencia de negro y acompañada de unos buenos músicos hizo las delicias de sus fans, que en bajito iban cantando canciones como “Anoche-El puñal y la Memoria” con la que cerró. Fue divertida y correcta, además de dar muestra de que toca el piano de manera excepcional.

Para finalizar, y creo que sin duda, el mejor de todos, Josh Rouse. Siendo el útimo, digamos cabeza de cartel, debe tener en mente que al cerra rle concierto tiene que dejar un buen sabor de boca, y claro que lo dejó, incluso fue el único al que se le pidió un bis. Cantó y tocó juntos a sus músicos españoles, sus conocidas obras como Sweetie, Winter in The Hamptons” o “Quiet Town” y la rpesentación de su nuevo disco, como canciones en español que hicieron que el público se divirtiera mucho, con sus chapurreos muy bien entonados. En conclusión, no hace falta un gran recinto, ni un gran desembolso, para apoyar los nuevos talentos y a los grandes de la escena independiente.

Fuente de la imagen:
http://todofestivales.es

Dejar respuesta