‘La huella del irisado’: una cruzada del orden

0
479

Amanecer nos trae La huella del irisado un libro de fantasía escrito por Deborah Heredia. La fantasía, como decía J.J.R. Tolkien, es «[…] como muchas otras cosas, un derecho legítimo de todo ser humano, pues a través de ella se halla una completa libertad y satisfacción». Por ello, siempre es un gusto toparse con un libro de este género. Heredia con su obra consigue que nos centremos en su historia, tanto por su estilo como por sus personajes y su humanidad.

La huella del irisado muestra un mundo dividido en varios reinos. Cada uno de ellos quiere mantener la pureza de las razas de su pueblo (no puede existir relación entre los habitantes de cada localización ni, mucho menos, descendencia entre ellos). Dókor, un joven soldado irisado, quien goza de la confianza del rey, es mandado a una misión clave para frenar la amenaza mestiza, conflicto cuya meta parece ser desestabilizar a los gobiernos que los excluyen. ¿El cometido del guerrero? Llevar un mensaje a cada soberano para unirse en un bando único contra el enemigo común. Los valores inculcados no siempre son una bandera de verdad; por ello Dókor, inmerso en esta guerra, a la cual no le encuentra demasiado sentido, se percatará de que lo único que lo mantiene vivo es el color de su piel.

La novela muestra las peripecias de unos personajes que nos llevarán a través de los reinos. La historia cuenta con varios focos narrativos, construyendo una obra de tinte coral. Así pues, Heredia nos presenta un relato con trasfondo reflexivo, cuyo tema central gira alrededor de la diversidad. Todo ello sin olvidar el entretenimiento: es una obra que nos transporta a un mundo con una trama de conspiraciones, rebeliones, amistades… Estos protagonistas nos traerán diferentes puntos de vista: la realidad no solo tiene una cara, se compone por un prisma que brilla y se oscurece según como reflecte la luz. El conjunto de valores ensalzados por los reinos hace de los personajes personificaciones, valga la redundancia, de los sentimientos que florecen con la intransigencia.

Deborah Heredia nos acerca una historia de fantasía que nos lleva a vivir una aventura, además de mantenernos atentos a unas páginas rezumantes de sucesos, reinos obsoletos con unos tratados que tratan de contener la sociedad y unos mestizos relegados a la supervivencia. Amanecer apuesta por una obra entretenida, de fácil lectura que nos muestra una buena imaginación en la construcción del mundo que vive acaballo entre las barreras, los prejuicios y la necesidad de encontrar un lugar al que llamar hogar.

Dejar respuesta