La Guerra del Coltan y sus consecuencias

3
2321

Para muchas personas, la palabra Coltan es extraña e incomprensible. Es conocido en el mundo entero como “el oro azul” el petróleo del barro o el nuevo maná. Procede de la unión de dos términos minerales como la columbita y tantalita, de los cuales extraen los minerales más apetecidos incluso que el oro, tan codiciado en el mundo entero.

Estos minerales están considerados altamente estratégicos, ya que es esencial para el desarrollo de las nuevas tecnologías, como por ejemplo la creación de nuevas armas más sofisticadas o la creación de naves tripuladas que se mandan al espacio. El problema es que el 80% de este mineral se encuentra en la República Democrática del Congo y esto ha llevado a una guerra entre varios países desde el año 1998. El resto estarían repartidas en Australia, Brasil, China y, últimamente, Venezuela, Bolivia y Colombia.

Lo que hacen las seis plantas procesadoras que hay en el mundo es triturar el coltan y extraer entre otros tantalio y niobio, con el que se hacen condensadores y chips indispensables para los teléfonos celulares, computadores, iPods, mp3, GPS, juegos de consolas, satélites, armas tele dirigidas, centrales atómicas y trenes magnéticos de alta velocidad.

Desde el comienzo de la guerra son muchos los afectados. Se ha bombardeado países como Afganistán e Irak, pero lo más impresionante es que desde la invasión de Hitler en los países de Europa Occidental, no se había dado el caso de la ocupación de un territorio con el fin de explotar los recursos humanos de ese lugar. Esto da pie a un negocio internacional que está alimentando a una guerra en la que sólo unos pocos salen victoriosos y el resto de los ciudadanos se empobrecen.

Además de esto, hay que añadir la posibilidad de que la República Independiente del Congo se dividiera en varios estados, facilitando así la explotación de los recursos.

La destrucción ha llegado a tal punto que está prohibido comprar Coltan en el Congo, aunque esto no ha impedido que saliera en forma de contrabando desde países como Uganda y Ruanda. Por su parte China busca, por medio de sus empresas, apoderarse de la producción de las minas de coltan mediante la compra de los títulos de las minas.

Actualmente, la única empresa legal creada para comercializar este mineral es Coltan Sas. Situada en Colombia, uno de sus fundadores llamado Vladimir Villegas, dice que mensualmente se podría estar exportando entre 10 y 25 toneladas de coltan, pero “con un proceso de legalización y tecnificación podrían superar las 300 toneladas mensuales”.

En todo caso, se deben de tomar medidas con gran rapidez, con la intención de que este mineral pueda ser controlado por el Estado y no siga siendo manejado por grupos ilegales que ponen en peligro constante la vida de tantas personas, arrasando con todo lo que encuentran a su paso.

Fuentes del texto:
Wikipedia.
DePeru.com(
http://www.deperu.com/central-noticias/noticias/Coltan)
El País,(26 de septiembre de 2007).
Fuentes de las imágenes:
imágenes of google

3 Comentarios

Dejar respuesta