La guerra de nunca acabar

0
160

Irak se ha convertido en una llama permanente desde hace cuatro años, cuando EE.UU. decidió incluir a Irak en el eje del mal y comenzar una guerra que aún no ve el fin. La reacción de la opinión pública fue abrumadoramente contraria, haciéndose eco en multitudinarias manifestaciones, que con voz viva gritaban “No a la guerra”, una voz que se ha ido apagando, mientras Irak, continúa envuelto en llamas.

El 16 de marzo de 2003 quedaba grabado en la retina de todos una foto, cuyo objetivo era luchar contra el terrorismo a escala mundial, objetivo que no sólo no se ha conseguido, sino que ha hecho que el mundo sea ahora más vulnerable ante posibles atentados terroristas, además de sumir a Irak en un infierno del que no puede salir. Esa foto es la Cumbre de las Azores, donde se reunieron Bush, Blair y Aznar para dar un ultimátum al régimen de Sadam Hussein.

El 20 de marzo de 2003, EE.UU. comenzaba a bombardear Irak con el pretexto de encontrar las armas químicas que albergaba el régimen de Sadam Hussein. Cuatro años después, la opinión pública va descubriendo las mentiras de una guerra donde no existían armas de destrucción masiva, y que a día de hoy, se ha cobrado la vida de cerca de 63.000 civiles, alrededor de 3.000 soldados norteamericanos, y numerosas personas desaparecidas. Una guerra que muchos estadounidenses comparan con la de Vietnam. Ahora en Irak,  el ambiente es de guerra civil, aunque en realidad, es algo más complejo, un país donde más que una guerra hay cuatro o cinco guerras, ya que además de un enfrentamiento entre suníes y chiíes, hay violencia entre las diferentes facciones chiíes.

La situación de Irak se le ha escapado a Bush de las manos, y tras cuatro años de continúa violencia en este país, y con Sadam Hussein muerto, empieza a reconocer la inexistencia de armas químicas, al igual que sus aliados. Hace unos días, José María Aznar admitía que en Irak no había armas de destrucción masiva y agregó: “Tengo el problema de no haber sido tan listo de haberlo sabido antes”.

La guerra de Irak se ha convertido también en un “agujero negro” para los periodistas, desde el inicio de la guerra en 2003, 152 periodistas han sido asesinados y 63 secuestrados, nueve de ellos se encuentran en la actualidad retenidos como rehenes.

Fuentes:
www.informativos.telecinco.es
www.elpais.com
www.iraqbodycount.org
Fotografías:
www.bbc.co.uk
www.elpais.com

Declaraciones de José María Aznar el 17 de Marzo de 2003 después de
la Cumbre de Las Azores entre los líderes de Estados Unidos (George W.
Bush), Reino Unido (Tony Blair) y España.
[youtube]GtBQkO1qOm8[/youtube]

Dejar respuesta